Master Gollum

Embarcaciones (I): Trirremes

Publicado hace 65 días

En la entrada anterior expuse las generalidades que estoy tratando para gestar una pequeña campaña de piratas masloi. En este artículo hablaré exclusivamente de los trirremes, ya que voy a usar esta embarcación como guía para diseñar el funcionamiento de los navíos que saque en las partidas. He escogido los trirremes y no otro navío, por la cantidad ingente de material que se encuentra disponible sobre ellos. La mayor parte de los textos los he obtenido directamente de Academia.edu, portal que recomiendo encarecidamente; basta crearse una cuenta para tener acceso a una base de datos de nada menos que 22 millones de documentos.

Antes de empezar, aclarar que necesitaría meses enteros de estudio para poder sintetizar todo el material que he encontrado y lógicamente está más allá de mis pretensiones hacer tal cosa. Ni soy historiador, ni arqueólogo, ni he dedicado un tiempo excesivo a documentarme, por lo que la información aquí contenida puede no estar exenta de errores.

Antecedentes

La primera embarcaciones propiamente dichas datan de hace más de 3000 años tras la evolución del uso de canoas o similares. Durante el reinado de Ramsés III (1184-1153 a.C.) se produjo la primera batalla naval documentada. Tuvo lugar en el delta del Nilo entre los egipcios y los Pueblos del Mar. Los navíos egipcios, más livianos y equipados con un espolón en la parte superior de la proa, con una dotación de 30 remeros, derrotaron a sus enemigos que carecían de esta característica. Los piratas minoicos usaban navíos rápidos con una tripulación también de 30 remeros. Fueron los fenicios quienes evolucionaron tecnológicamente estos primeros navíos dando paso a la creación de la pentacóntera por parte de los griegos16. La pentacóntera era una embarcación arcaica griega de cincuenta remeros dispuestos en dos filas de 25 remeros, una por cada lado. Si bien su nombre significa de "cinco-de remos" (πεντηκόντορος), se interpreta que hacía referencia a los cincuenta remeros que se le atribuye. Era una embarcación esvelta, de entre 28 y 33 metros de eslora y una manga de tan sólo 4 metros. Se le supone una velocidad de 9 nudos y un uso polivalente, siendo tanto embarcación de guerra como mercante1.

Varias fuentes citan que se produjo un salto tecnológico directo, de la embarcación monorreme al trirreme2. Se especula que la aparición de los primeros barcos con múltiples bancos de remeros por lado tienen origen fenicio y fueron mejorados o adaptados por los griegos3. Aunque su invención puede ser anterior, existen un consenso generalizado en que estos navíos empezaron a construirse y usarse de forma determinante a partir del 525 a.C. Lo que no cabe duda alguna es que muchas fuerzas del periodo reemplazaron directamente la pentacóntera por el trirreme, sin que haya una embarcación tecnológicamente intermedia2. Hay autores que sostienen que, en realidad, el trirreme no hacía referencia a la aparición de tres filas de remos a tres alturas por lado, sino que era un birreme cuyos remeros superiores tenían una pareja de remeros4. En este supuesto, el salto tecnológico no hubiera sido tan revolucionario entre el monorreme y el trirreme. Otras fuentes, en cambio, sostienen que el trirreme era en realidad una embarcación con tres bancos de remeros a tres alturas distintas. No superpuestos unos encima de otros, sino formando una escalera en diagonal. La marina griega ha llegado a construir un trirreme así constituido a escala real llamado Olympias. Pero regresaremos sobre este punto dentro de poco.

Barco de guerra

El trirreme es un navío por y para la guerra, sin otra función inicial que esa2,5. En una longitud solo ligeramente más larga que la pentacóntera, se colocaron el triple de remeros, de tal forma que, sin aumentar significativamente las dimensiones de la nave, se disponía de mucha mayor fuerza tractora. Un trirreme medía entre 36 y unos 40 metros de eslora y 5 o 6 de manga. El casco de apenas 3 m de altura, estaba sumergido 1 m, lo que permitía tanto ser izada con facilidad tanto en los diques secos como entrar en la playa5. Esto es importante, ya que los navíos debían ser sacados del agua para evitar que las maderas ligeras, pero porosas los hicieran más pesados y perdieran maniobrabilidad, así como eran atacados por la broma, un crustáceo que se alimenta de la madera sumergida2,5. Muchos puertos de la época disponían de edificios explícitamente creados para alojar a los trirremes cuando se les sacaba del mar. El caso estaba reforzado por unas gruesas cuerdas llamadas hypozomata que debían ser tensadas. Al parecer estas cuerdas sufrían daños y debían ser reemplazadas ya que se sabe que los navíos solían tener cuatro hypozomata de repuesto y llegaban a incrementar su número en seis unidades durante las travesías largas2. No está claro si el cable rodeaba al casco

Existen dos áreas separadas, una inferior (thalamos o bodega) y otra superior (thranos o cubierta) claramente divididas. La cubierta va techada, creando una especie de segunda cubierta sobre la que puede moverse libremente la tripulación. Si sobresale del costado se llama parexeiresía, y parecería que había trirremes con y sin esta estructura3.

Los remos no era el único medio de tracción y tenían también velas. Se cree que los trirremes griegos tenían un único mástil que fue evolucionando hasta los dos mástiles romanos. Los mástiles podían extraerse, ya fuera para entrar en combate o para entrar las naves en los diques secos.

Un trirreme era ligero, pero su parte frontal estaba rematada en un espolón (embolos) de bronce primero y posteriormente de hierro que se usaba para empotrar y romper el casco de otras naves. El espolón evolucionó de una especie de cuchilla horizontal hasta una pieza rígida de tres cuchillas paralelas entre sí y la superficie del agua. El espolón se encontraba en la misma línea del mar7. El hundimiento de los navíos empotrados no era inmediato y a veces se remolcaba las naves dañadas o se las capturaba5. Era así, este navío sobretodo un gigantesco torpedo tripulado. Gozaba de gran maniobrabilidad pudiendo completar un giro de 180º en apenas un minuto y en un diámetro de poco más del doble de su anchura. Un barco prodigioso, rápido, maniobrable y letal2.

Rodney Matthews, Seas of Blood

Trirremes como barcos de transporte

Si bien el principal uso de los trirremes fue como embarcación bélica de combate directo, también se tiene constancia de que fuera empleado como barcos para el transporte de tropas. En este caso, el número de remeros descendía para permitir que cupieran más soldados. Para ello parece que los remeros eran dispuestos en el thranos y el thalamos era usado por las tropas. En ocasiones, en lugar de infantes se usaron para transportar caballos (30 dispuestos en dos filas laterales de 15 caballos una hacia la proa y otra hacia la popa). En este caso sesenta remeros eran suficientes para proporcionar movilidad a la embarcación y permitir el espacio necesario para la carga5.

Los trirremes no eran embarcaciones útiles para largas travesías por varios motivos. En primer lugar, al no disponer de una gran capacidad de carga, prácticamente transportaban solo las provisiones requeridas por la tripulación para un solo día de navegación, lo que obligaba a depender de suministros por otras vías5. Se sabe que consumían pan de cebada mezclado con vino y aceite de oliva2, aunque otras fuentes citan como transportaban la cebada en grano y la molían en la costa6.

Tripulación

Si en algo hay consenso es que la tripulación consistía en 200 personas, si bien de ellos cuantos realizaban tal o cual función, ya empieza a ser motivo de polémica y especulación. El número de remeros que más extendidamente se reconoce es de 170, la treintena restante estaría repartida entre los marineros que manejaban el correaje y velamen y las tropas de infantería y arqueros que protegían la embarcación en caso de abordaje, además de los oficiales.

170Hyperesia (remeros)
62thranitai (tranitas o remeros superiores)
54zugioi (zigitas o remeros medios)
54thalamioi (talamitas o remeros inferiores)
16Nautai (marinos)
1trierarchos (capitán)
1kubernetes (timonel)
1keleustes (cómitre)
1prorates (vigía de proa)
1naupegos (carpintero naval)
1auletes (auleta o músico)
10marinos
14Tropas/Marines
10epibatai
4toxotai

Nota: el término Hyperesia como sinónimo de remeros es controvertido4 y algunas fuentes lo emplean para referirse a los marinos de cubierta2.

Remeros

No entraré a describir en detalle toda la polémica existente sobre los remeros, pero cintaré los dos modelos que parece se plantean. El primero y en el que se basa la recreación del Oympias consiste en tres niveles. El superior estaría formado por 62 tranitas, el medio por 54 zigitas y el inferior por 54 talamitas2, la segunda configuración que sostienen otras fuentes es que tan solo habría dos filas de remeros. La superior estaría formada por los tranitas, con dos remeros por remo, y la inferior por los talamitas, quienes estarían sentados en un banco central y usaría cada remero dos remos, uno por emergiendo por cada costado de la embarcación4. Lo que hay consenso es sobre lo discutible del uso de zigitas y la ausencia de esta palabra en las fuentes históricas iniciales, aún cuando se empleaba el término de trirreme.

The story of the ancient nations: a text-book for high schools, 1912

Otra de las discusiones es si los remeros eran o no hombres libres. La mayor parte sostiene que procedían de los thetes, hombres libres, pero del estrato social más bajo2, si bien hay quien afirma que no tenía que ser cierto siempre y, especialmente en el caso de los talamitas, donde podrían ser esclavos y/o prisioneros de guerra o una composición mixta. Se sabe que los talamitas se quedaban en la embarcación cuando desembarcaban para luchar, cosa que se interpreta como que iban desarmados, reafirmando la opinión que no eran hombres libres4, si bien también se especula que eran en realidad todos los remeros los que iban desarmados2.

El equipo de cada remero consistiría lógicamente en su remo (kopai), que había de dos medidas (9 codos y 9 codos y medio -4,4m y 4,6m respectivamente-), en un cojín de cuero (hypersion), y un estrobo que se sujetaba al escálamo (anilla, en este caso de cuero, que se une al punto de apoyo sobre el que se hace palanca con el remo)2. En el caso de que los tranitas fueran armados llevarian un simple gladius4.

Los remeros se entrenaban en la costa y aprendían a trabajar en equipo. Esto era fundamental, hasta el punto que la pérdida de confianza en la propia tripulación frente a otras más experimentadas llevaba a condicionar la composición de la misma. Aquellos que confiaban menos en su tripulación reforzaban en número de epibatai. Posiblemente porque previeran un mayor posibilidad de ser abordados.

Trierarca (trierarchos)

En un inicio el trierarca era el capitán del trirreme y sufragador de parte de los gastos que conllevaban su mantenimiento. Corrían a cargo del trierarca el pago a la tripulación, así como las reparaciones que hubiera que realizar a la nave, llegando incluso a tener que cubrir la reconstrucción entera del navío si éste sufría muchos daños o se perdía en un conflicto. Más adelante, el trierarca dejó de participar activamente en la navegación y se ocupaba únicamente de sufragar su coste. La trierarquía era el sistema de tributos que giraba entorno a esta figura. Si bien el trierarca donaba en dinero en calidad de préstamo, a la práctica si las arcas de la ciudad no podían devolver ese dinero se renunciaba a él, convirtiéndose así de facto e un sistema tributario en el que los más ricos soportaban los costes de la flota naval de la polis. La posición de trierarca conllevaba un gran prestigio y usualmente la sostentaba un miembro de la clase de los pentacosiomedimnos2,12.

Timonel (Kubernetes)

El marino de mayor rango de la nave y culminación máxima a la que podía aspirar un marinero. En efecto, era posible ir ascendiendo desde remero hasta esta posición paulatinamente. De él dependía completamente la navegación, tanto los remeros como el velamen. Debía tomar decisiones cruciales durante las batallas. Bajo su mando se encuentra el cómitre. Su puesto se encuentra en la popa de la nave, desde donde era defendido por los arqueros (toxotai) 2,4. En tanto que la figura del trierarca no siempre estaba presente en la nave, el kubernetes muchas veces era de hecho a menudo el verdadero capitán.

Cómitre (keleustes)

De él dependían los remeros y él respondía directamente al timonel. El cómitre estaba asistido por el auleta, que era el encargado de marcar el ritmo de los remos2.

Vigía de proa (prorates)

Su misión era la de avistar de los peligros16, en tanto que el kubernetes estaba situado en el otro extremo del navío, su papel debía ser crucial. Muy posiblemente existiera algún tipo de señales visuales para comunicarse con la popa de la embarcación.

Carpintero (naupegos)

Encargado de realizar o supervisar las reparaciones de emergencia que pudiera requerir la nave.

Auleta (auletes)

El auleta era el asistente del keleustes, quien coordinaba el remado usando el sonido de un aulós (αὐλός), una flauta de dos cañas. Algunas veces los remeros se unían al sonido gritando rítmicamente. Muy posiblemente para mejorar su concentración y el esfuerzo2. La onomatopeya usada para representar el grito de los remeros eran "¡rippape!" y "¡Hoop, op! ¡Hoop, op!"18.

Contable/tonelero (pentekontarchos)

Encargado de las cuentas16, otras fuentes le citan sin especificar su función dándole la misma importancia que el kubernetes4. También es posible que hiciera las funciones de tonelero, es decir, el encargado de supervisar el cargamento y ocuparse del aprovisionamiento del navío.

Marinos

Su función sería la de manejar las velas y otros aparejos navales. Serían así el otro brazo motor de la nave que complementa a los remeros.

Epibatai

Su número variaba mucho pudiendo pasar de una función puramente defensiva a una ofensiva. Su número oscilaba entre 10 y 20, si bien podía llegar hasta 40. Si su número era muy elevando, se reducía la velocidad y maniobrabilidad de la nave. Además, los remeros debían ser más cuidados en los movimientos del navío para evitar que cayeran por la borda. A mayor confianza en las capacidades de la tripulación, menor era el número de marines presentes. Los epibatai son los infantes hoplitas, por lo que es de suponer que iban equipados con escudo circular (aspis), una lanza (doru) y una espada corta (xifos), pero posiblemente con una armadura más ligera que el infante pesado terrestre. Los epitabai viajan sentados en el centro del navío bajo el casco, posiblemente junto a los thalamatai para mejorar la maniobrabilidad de la nave en combate. Cuando se requiere su presencia, por ejemplo para repeler un abordaje, saltan sobre la cubierta. Posiblemente esta táctica les permitiera también estar a salvo de los arqueros enemigos2. Aunque también se especula que podían llevar como armas principales armas arrojadizas tales como jabalinas o piedras17. En ese caso es de suponer que tendrían un papel más activo y no estarían estáticamente sentados en el fondo de la nave.

En ocasiones los epibatai eran complementados con mercenarios de otras nacionalidades. Así, 10 soldados podían ser epibatai y el complemento adicional, ser cuerpos mercenarios extranjeros.

Toxotai

Un grupo reducido de arqueros (entre 2 y cuatro) cuya principal función era proteger al trierarca y el timonel. Se disponían el la popa de la embarcación.

Tácticas

Existen básicamente dos métodos de combate naval: el abordaje y el espoloneo. Más adelante se introduciría un tercer método, el hundimiento o hostigamiento por medio de artillería en forma de ballistas o incluso catapultas. Pero esto segundo no se produciría hasta la llegada de los romanos y la creación de navíos más pesados con una dotación de remeros más grande. El uso del espolón requiere más energía, por tanto una mayor velocidad de impacto, contra más paralela se encuentre la nave atacante a la nave objetivo. Así con un ataque de 60º serían suficiente una velocidad de unos 4 nudos para penetrar el casco enemigo y con un ángulo de 30º la velocidad ya debe elevarse a 8 nudos. Como es lógico, la dirección de la nave enemiga y su velocidad entran también en juego y si van en direcciones opuestas las velocidades de colisión crítica son muy inferiores. Los espolones no estaban diseñados para hundir los navíos enemigos, que muchas veces sobrevivían y podían ser capturados y remolcados para su reparación e incorporación a la flota propia. El abordaje en un primer momento se hacía por medio de cuerdas y garfios que enclavan la nave enemiga.

Artilugios de guerra

Ya en el periodo romano, se introdujeron nuevos mecanismos bélicos en los trirremes. Aunque son posteriores al periodo ateniense, no está demás enumerarlos.

Corvus

Se trata de un puente de madera 36 pies de longitud (10,9m) por 4 pies de anchura (1,2 m) protegido por paredes de madera en ambos lados, para proteger a los soldados cuando lo cruzaban de las armas arrojadizas. En puente esta rematado en un espolón de metal que servía para incrustarse en el barco enemigo y anclar las dos naves. El puente podía bascular sobre sí mismo gracias a un sistema de poleas. Este sistema fue inventando para intentar suplir la escasa habilidad naval de las tripulaciones romanas y abordar las naves enemigas con una fuerza infante superior. Los mayores inconvenientes era la pérdida de manibrabilidad y la mayor vunerabilidad de la nave ante el mal tiempo y las tormentas. El corvus se terminó desechando con la introducción del harpax13.

Harpax

El harpax era una especie de arpeo que se disparaba con una catapulta o ballista atado con una cuerda. El objetivo era anchar la nave enemiga y atraerla para proceder a su abordaje. El extremo del arpeo estaba unido con un cable de metal para evitar que pudiera ser cortado con facilidad. Su menor peso en comparación con el corvus y su mayor alcance hicieron de él un arma de gran eficacia14. parexeiresía

Fuego

Se empleaban flechas incendiarias e incluso el famoso fuego griego inspiración del fuego valyrio de Juego de Tronos. Las primeras versiones de esta substancia incluían mezclas a base de sulfuro, petroleo y betún. Su uso documentado se remonta al siglo IX por parte de los asirios y los griegos lo emplearon en la Batalla de Delio. No es hasta el Imperio Bizantino que se usa en batallas navales19.

Recapitulación

A pesar de que es el navío antiguo que parece más estudiado y que incluso se han llegado a reconstruir a escala real dos prototipos, no deja de existir una gran controversia a su alrededor. Aún así es una fuente muy importante de información para entender mejor la vida naval antigua. La organización de un trirreme es una excelente base para imaginar la tripulación de una embarcación bélica arcaica y crear personajes con diferentes perfiles. Aporta información cuantiosa y muy interesante para imaginar unas reglas navales. La maniobrabilidad y la navegabilidad está visto que son atributos distintos y que el tamaño de la embarcación no tiene que venir parejo con su resistencia. Por otro lado parece interesante la importancia de la tripulación, por lo que creo que unas reglas deberían reflejarlo con atributos que le sean propios. De hecho, en el libro-juego, El desafío de los piratas de Steve Jackson e Ian Livingstone, además de la ficha de personaje se usa una ficha de la tripulación, idea de lo más elocuente.

Bibliografía