Master Gollum

Pintando Miniaturas

Publicado hace un año, 173 días

Hacía como veinte años que no pintaba figuras. A raíz de la campaña de los Samurais de Suruga, me compré una buena colección de samuráis y empecé a pintarlos, pero como no llamaron la atención la dejé en un cajón en espera de llegase un momento más propicio para acabar de pintarlas. Al plantearme dirigir yo una campaña en Maslo, decidí comprar otro bloque de figuras y esta vez como yo era el director me podía permitir el lujo de "imponerlas" en la mesa de juego. Aquí está mi experiencia con reencontrarme con esta actividad y la revisión de las figuras que he adquirido.

Las figuras

De tanto usar figuras, aunque nuestros medios eran modestos, lo cierto es que durante la juventud recopilamos una buena cantidad de ellas. Son figuras muy trilladas, descascarilladas y la mayoría pintadas de forma mediocre. Algunas incluso a mala leche, como ese mago con los colores del traje de Superman. Han dado vida a mil y un personajes diversos, pero lo cierto es que no lucen sobre la mesa de juego. Además, no había ninguna figura que pudiera, ni remotamente, evocar a personajes de raza negra. Por estos motivos decidí que si quería usar figuras en la campaña maslana debía comprarlas nuevas.

Mi primer impulso fue buscar las figuras en Perry miniatures, la tienda donde había ya adquirido los samuráis. Lo cierto es que estaba muy satisfecho con la calidad de sus miniaturas y como estaban especializados en figuras históricas pensé que me sería fácil encontrarlas allí. Me equivoqué. Tras buscar mucho di con Northstar Figures. El tema es que necesitaba algo económico para comprar una cierta cantidad de ellas, además de ser posible cierta variación.

Northstar Figures

La organización del portal de venta es desastrosa, no hay otra forma de definirlo. Está subdivido en mil y una líneas que realmente no sé a que obedecen. La falta de un criterio útil de ordenación hace que haya que patearse una por una las líneas con la esperanza de encontrar lo que se busca. Por si fuera poco, algunas líneas desvían a otros portales de venta, aunque con cesta unificada. Los precios de una línea a otra son muy diferentes, lo mismo cuesta una figura unitaria 2£ que 8£. Predominan las figuras históricas de carácter bélico, pero en realidad hay un poco de todo. Si bien la parte de fantasía está poco representada, alguna cosa hay. Con paciencia y una caña se terminan encontrando cosas interesantes.

Lo peor es la ausencia de peanas, lo que obliga a comprarlas por separado y pegar las figuras a ellas. Otro problema es que muchas de las figuras que compré van sin lanza y las armas se compran aparte. Las que proponen son directamente un truño, por lo que he acabado pidiendo a uno de los jugadores a ver si me podía pasar armas que le sobrasen de sus miniaturas.

Pintado

Ponerme a pintar en serio de nuevo tras tanto tiempo ha sido un reencuentro con una parte de esta afición que tenía ya olvidada. Como es lógico, las expectativas han cambiado y la existencia de Internet le da una dimensión nueva que antes no tenía.

Sobredosis de información

Empecé a pintar un tanto a saco, pero pronto me di cuenta que tenía que poner el freno y decidí ponerme a ver vídeos sobre pintado de miniaturas para no seguir manchando las figuras que había comprado. El problema... ¡la cantidad de vídeos es abrumadora! Además, el nivel de la mayor parte de ellos es alucinante, como consecuencia empecé a intentar cosas que excedían en mucho mi nivel de habilidad. Terminé echando el freno de mano y rebajando el nivel de mis expectativas. Aún así, ver tantos vídeos me ha servido y lo recomiendo encarecidamente, en especial aquellos dirigidos a los principiantes, preparar la base sobre la que pintar y un poco de teoría de colores. El resultado es que empiezo a estar más satisfecho con lo que voy haciendo y noto un progreso en relativamente poco tiempo.

Técnica básica

Lo primero que he aprendido es ser consciente de mi propio nivel y capacidades. Sentirme confortable con lo que estoy haciendo antes de ir más allá. La técnica que por el momento uso es muy simple.

  1. Capa de imprimación: un color muy claro (yo uso casi siempre blanco) y luego un lavado con capa de imprimación negra. Sin más. Se resaltará todo el relieve y las sombras ya están preparadas.
  2. Base: antes de hacer nada más ir a por la base y acabarla completamente.
  3. Piel: suele ser la parte más profunda de la figura. Color claro bastante diluido para no cubrir por completo las sombras de la imprimación. Lavado en oscuro y si es necesario reclarecer las zonas mas sobresalientes. Y ya.
  4. Ropas: usar un color claro como primera capa. Oscurecer ese color y pasar un lavado muy diluido. Aplicar pincel seco.
  5. Detalles: terminar el resto de detalles pequeños, pendientes, armas, bolsas, etc.
  6. Barniz mate: intenté usar un barniz brillo y poner un mate encima, pero resultó un desastre, así que ahora pongo solo mate directamente.

Poco a poco voy cogiendo más soltura y ya me atrevo a cosas más avanzadas, como aplicar los lavados de forma muy localizadas o empezar a pintar los ojos. Pero todavía me falta un largo recorrido. No he probado las pinturas de contraste que tanto hablan, ¡pero es que cuestan un pastón!

Base

Lo primero que hago es pegar la figura a la base usando un adhesivo epoxi de dos componentes (como Araldit). Lo dejo secar. A continuación le pongo cola blanca, alguna pequeña piedra, espolvoreo unas pocas piedrecillas de tren y luego bicarbonato sódico, lo que le confiere una textura mucho más fina. Algunos se quejan que la cola blanca puede desprenderse, pero de momento no he tenido problemas. También es cierto que mi cola blanca es muy, muy densa.

Una vez está todo seco, con un pincel retiro lo que no se ha pegado, le paso una buena capa de imprimación blanca. Espero a que se seque, le pongo un lavado de imprimación negra. Pongo un pegote de color arena y otro de verde claro y los mezclo directamente sobre la peana para dar un poco de variedad al fondo. Luego un lavado con verde oscuro y pincel seco con un verde claro rebajado con blanco. Según como le doy dos pinceles secos, el último más blanqueado y ligero que el anterior. Si había piedra, la piedra con gris y pincel seco con blanco o un gris muy claro. Es posible que pruebe más adelante a poner un poco de césped artificial, pero de momento me gusta tal como quedan. Le da un aspecto bastante selvático que es justo lo que necesito.

Paleta húmeda

Todos hablan maravillas y no es para menos. Merece la pena hacerla. La pintura no se seca como ocurre con la paleta seca. Es muy simple hacerla. Se coge una fiambrera lo más chata posible, yo usé el embalaje de unos tomates secos. Un trozo de bayeta recortada en el fondo que se empapa con agua y encima un pedazo de papel de horno recortad y humedecido también. ¡Se deposita la pintura encima y a disfrutar!

Conclusiones

Pintar figuras me está gustando, pero reconozco que es laborioso. Requiere paciencia y dedicar bastante tiempo. Muchas veces aprovecho para ver una serie mientras pinto, pero hace que me pierda la mitad de las escenas =D

Es bastante caro. Al precio de las figuras hay que sumar la capa de imprimación, los pinceles, las pinturas y el barniz, se va un dinero. Aunque es relativamente fácil hacer mezclas, lo cierto es que al menos yo termino comprándome más tonalidades de los colores más usandos que en mi caso son el verde y el marrón.

Cuesta sentirse satisfecho de lo que se hace, especialmente si se están viendo vídeos y uno se intenta comparar con las virguerías que hace la gente, pero hay que tomárselo con filosofía y aprender a apreciar los pequeños progresos.