Master Gollum

Ludoch (I)

Publicado hace 241 días

Usando la información oficial que he encontrado disponible sobre los ludoch, he creado mi propia visión de esta raza de habitantes del mar. Siendo la más importante de las razas marinas y su distribución tan amplia, me los imagino con gran diversidad cultural, desde reinos organizados en Genertela hasta tribus primitivas en el Mar de Maslo. Muchas veces influenciados por las civilizaciones humanas con las que entran en contacto, ya que se sabe que incluso comparten gobierno en varios lugares como es el caso de Seapolis o algunas islas orientales. Su gran dispersión, desde los mares que bañan las costas de Seshnela hasta Pamaltela me hacen imaginar diferentes grupos raciales.

Este artículo no intenta ser exhaustivo, si no presenta una pequeña introducción a esta raza ampliando los datos canónicos intentando no entrar en contradicción con lo publicado hasta la fecha. Para redactarlo me he basado en la Guide of Glorantha, Missing Lands, Dioses de Glorantha, Secretos Antiguo de Glorantha, Tales of the Reaching Moon #17 y Middle Sea Empire.

Mitos e historia

Cuando el Tiempo de las Sombras terminó surgió de él Styx, la Primera Gota, el océano negro del inframundo que es movimiento continuo e inmovilidad al mismo tiempo. Del seno de Styx surgieron todas los mares y aguas que llenaron el vacío. Ellos constituyeron el espacio en el que surgió Zaramaka quien fue progenitor de los Tres Antiguos, cada uno encarnando un aspecto de su todo: Daliath la Mente, Framanthe el Alma y Sramak el Cuerpo. De la unión de los dos primeros surgió Magasta.

De la unión de Mirintha la Ninfa Madre del Mar y su hijo Phargon el Fundador nacieron los diez Tritones primordiales. Cada uno dio a luz a otros tritones, pero cuando se unieron a otras criaturas nacieron las niyades. Durante la Guerra de los Dioses, varias divinidades de las tormentas se unieron con niyades. De entre todas ellas, Ludocha mantuvo una relación consentida con Diendimos, quien ayudó al Rey de Togaro Endaralath a vengarse de la maldición de Kerendak. De su unión nacieron diez bellas hijas: Alsporana, Choranlithacha, Diendimalae, Eginathata, Ganmasta, Maranthana, Marganstamos, Moranascha, Tavanngacha y Valarra así como y diez resplandecientes hijos, quienes se convirtieron en los primeros ludoch. Choranlithacha nadó hacia el norte y sus descendientes fueron la tribu de Choralinthor, Margansta amaba el calor así que viajó hacia el sur fundado la tribu de Margansti. Ganmasta acompañó a Choralinthor, pero las aguas no eran suficientemente cálidas para ella y nadó más al sur hasta alcanzar el Océano de Togaro. Muchas otras viajaron al este, cuyas aguas ricas en arrecifes, constituyeron para ellas un paraíso. De ahí que surgieran los reinos de Alsporanjabbi en las Islas Jabbi y Valararriano en Vithela.

Por aquel entonces Magasta se enfrentó a varios Dioses de las Tormentas y sirvió como mensajero de Daliath para difundir su sabiduría entre las razas menores de triolini. Durante el Tiempo Divino, Waertag nació como resultado de la unión entre Malkion el Vidente y una ludoch. Sus descendientes fueron los waertagi, una raza de hombres de piel azulada que navegaban sobre grandes embarcaciones vivientes. Debido a su estrecha relación y la naturaleza bondadosa de los ludoch, ambas razas mantuvieron contactos.

Durante la Era Dorada semidioses hijos del dios Manthi destruyeron el reino matriarcal de Duravan. Descendientes de ellos fue Vannamatcha la Dorada, Reina de los Ludoch de Oreno.

Los ludochs, junto a otras seis razas de habitantes del mar, se aliaron con los waertagi para hacer frente a un grupo de jrustelanos que se opusieron al monopolio comercial impuesto por esta raza. En 718, los llamados Hombres Libres del Mar libraron una encarnizada batalla contra los waertagi y sus aliados. Los magos jrustelanos invocaron a Tanian, un dios del mar celeste hijo de Lorion y Boveluru. En el cielo, el agua es de fuego y el mar estalló en llamas. Muchos ludoch perecieron, entre ellos la Reina Lugastha Perladorada y también Lenanthigorox el Jinete de Olas, héroe que blandía el Tridente de Sshorga capaz de invocar olas tan altas como el mayor de los mástiles.

El Bloqueo fue un conjuro lanzado por Zzabur desde Brithos contra los Aprendices de Dioses para evitar que pudieran navegar sobre el mar. Una barrera mágica barrió las aguas hundiendo a su paso cualquier embarcación que encontraba. Flotas enteras se hundieron bajo las aguas. Esto provocó la aparición de grandes tesoros para los habitantes del mar, entre ellos también los ludoch. Grupos enteros empezaron a competir por ello surgiendo enemistades entre pueblos que hasta la fecha habían mantenido relaciones amistosas. La competencia por apoderarse de objetos que hasta la fecha habían sido exóticos para ellos les llevó incluso a atacar a pescadores humanos.

A la misma vez los habitantes de la superficie intentaban entender que estaba ocurriendo y se lanzaban de nuevo al mar. La maldición causaba que bestias marinas o corrientes los atacaran. Esto llevó a los marinos a desconfiar de cualquier cosa que viniera del mar y también atacaron a los ludoch, lo que incrementó todavía más la desconfianza entre ambas especies y los ataques mutuos. Los ludoch rompieron toda relación con los habitantes de la superficie y alianzas centenarias se perdieron para siempre o tardaron siglos en volver a recomponerse. La enemistad con los humanos llegó incluso a causar hambrunas en algunas zonas, como fue el caso de Seapolis en la Nación Santa. No solo por que significó el aislamiento del puerto, si no también porque los ludochs se ocupaban que la barcas pesqueras regresaran con las redes vacías. La paz no llegó hasta que el Alto Almirante realizó una búsqueda heroica reviviendo el Tributo del Rey Mar. En otros lugares la normalidad no regresó hasta la apertura de mares con Dormal. El Bloqueo alcanzó con menos fuera las Islas Orientales y allí a penas hubo un cambio de situación.

Cuando finalmente se produjo la Apertura de los mares hacia finales del Siglo XVI, la situación se encontraba más calmada e incluso se habían ya iniciado tímidos contactos en varios lugares. En varias regiones los ludoch retomaron el comercio con los humanos o, al menos, se llegó a una situación de neutralidad.

Subtipos

Los ludoch son el escalafón más bajo de la genealogía marina. Por encima suyo se encuentran las niyades, que a pesar de su nombre, no tienen relación directa con las nayades. Las niyades son seres mágicos, equivalentes a la raza señorial para los trolls o los mostali auténticos para los enanos. Rara vez salen a la superficie y son capaces de respirar agua.

En un nivel superior se encuentran los tritones. Poderosos semidioses marinos, de quienes descienden las niyades. Los tritones son titanes oceánicos con amplios poderes sobre las aguas y las criaturas que en ellas habitan. Son el equivalente marino a los luathas.

Descripción

Los ludochs son habitantes del mar cetoides. Tienen torso humano y cuerpo de delfín. De forma parecida a los humanos, los ludoch muestran rasgos anatómicos que denotan la procedencia geográfica del individuo. Estos rasgos incluyen diferencias en la pigmentación de la piel, el cabello tanto en pilosidad, coloración y forma, los rasgos faciales, la longitud y peso, forma del cráneo, aleta dorsal y cola.

Raza solka-rozgali: se encuentran distribuidos a lo largo de todo el Mar de Sshorg. Su piel varía de un tono más rosado hasta un turquesa pálido, especialmente la cola donde su color es gris luminoso. De ojos azul zafiro, verde helecho o gris perlado. Tienen largas melenas de pelo grueso y con tendencia a ser rizado si se seca. La mata de pelo se prolonga en ocasiones por su espina dorsal hasta la mitad de la espalda como si de una crin de caballo se tratara. El color del pelo es variado, tonos púrpuras, rubios y pelirrojos. Los rasgos de la cara son bien proporcionados, ligeramente caucasoides. Ojos redondeados, pómulos carnosos y barbilla suave. Sus colas son elegantes, con una pequeña aleta dorsal que termina en la zona lumbar.

Raza oriental: su piel es más pálida que cualquiera de las otras variantes de ludoch. Tienen un tono delicado, blanco como el nácar, ojos almendrados de colores oscuros, negro abisal o azul oceánico. Sus cabelleras son largas, lisas y sedosas de los mismos tonos que sus ojos. Son la más hermosa de las razas de ludoch, si bien quedan eclipsados por los vecinos zabdamar. Son la raza de menor longitud y no suelen presentar aleta dorsal alguna.

Raza margasti: a veces llamada pamaltelana. Habita en el Mar de Loral, Maslo y Marthino. Sus pieles son oscuras, de tonos tostados hasta tonalidades ligeramente azuladas. Los ligeramente más corpulentos y grandes que la raza solka-rozgali. Sus labios son carnosos y su frente ancha. Lucen largas melenas onduladas. Sus colas son más oscuras que el resto del cuerpo y en ocasiones incluso tan negras como la tinta del calamar. Su aleta dorsal es más destacada que los ludoch genertelanos.

Raza ganmasti: de rasgos parecidos a la raza margasti, pero más corpulentos y la tonalidad de la piel es siempre de un azul profundo.

Cultura

A pesar del medio acuático, los ludoch son la raza más desarrollada socialmente de todos los habitantes del mar, hasta el punto de crear grandes reinos subacuáticos y vivir en ciudades submarinas. La construcción de estas urbes no es obra directa de los ludoch, si no que han sido levantadas por las niyades y los titanes con los que mantienen una estrecha relación. Las ciudades son conjuntos de edificios de formas fantásticas, en el que predominan elementos curvos y helicoidales inspirados en la fauna oceánica. Son ricos en vida y son morada común también de grandes bancos de peces que nadan a sus anchas por entre los edificios. En las ciudades menos profundas abundan las plantaciones de algas. Usan formas geométricas curvas como espirales, ondas y arcos en composiciones fractales para decorar cornisas, frisos, arquitrabes, columnas y otros elementos arquitectónicos imitando las formas orgánicas de moluscos, corales, medusas, gusanos y otras especies marinas. A diferencia de los edificios sobre la superficie, aquellos sumergidos tienen los accesos dispuestos en cualquier altura, predominado los que cuyo acceso se encuentra en la parte superior del mismo. A esta entrada la llaman la boca del edificio. En ocasiones existen cámaras de aire para permitir la respiración en su interior. Otras ciudades están conectadas con complejos de cavernas con acceso al aire, donde los ludoch pueden respirar libremente. Estas cavernas raramente se encuentran conectadas con la superficie.

Idioma

Al contrario de lo que creían los Aprendices de Dioses, el cetoide no constituye un único idioma, si no que es en sí mismo una familia idiomática compuesta por un gran número de idiomas y dialectos. La relación con la familia triolina es tan solo de 1/10 y 1/8 con todas aquellas lenguas cetoides con las que no están más íntimamente relacionadas.

Los ludoch tienen un sistema de escritura propio para el idioma cetoide que no usan los ouori. La elevada presencia de elementos marinos llevó a los Aprendices de Dioses a denominarlos ictiogramas. Cada especie tiene asociada un concepto, por ejemplo un pez globo significa crecimiento, progreso, mientras que una ballena indica poder, una orca agresividad, conflicto y así un número enorme de asociaciones. A pesar de la riqueza de su lenguaje escrito, suelen emplearlo únicamente con fines religiosos o diplomáticos. El soporte de escritura favorito son las conchas.

Alimentación

La base principal de su alimentación la constituyen peces de diferentes tamaños y moluscos que recolectan de rocas y arrecifes marinos. La variedad de pescados depende mucho de cada mar. En ocasiones cazan presas como atunes, tiburones o, incluso, pulpos grandes. Hay regiones en las que se consumen también aves marinas como albatros, cormoranes y pardelas. Precisamente los huevos de aves marinas, a los que no suelen tener acceso, suelen ser un elemento de intercambio menor común en las zonas costeras.

Como es natural, los ludoch no usan fuego para cocinar, sin embargo eso no significa que no posean platos elaborados. Preparan platos de pescado crudos parecidos al sashimi o bien consumen pescados fermentados como el kæstur hákarl o el surströmming.

Al igual que todos los animales, los ludoch necesitan consumir agua. Debido a la salinidad inferior de su cuerpo comparada con la del mar, no pueden beber agua del mar de forma habitual. Aún así, en ocasiones son capaces de ingerirla, ya que sus riñones son mucho más eficientes que los de los mamíferos terrestres. De todas formas, la mayor parte del agua la adquieren de forma natural a partir de los alimentos que consumen. Los ludoch no beben alcohol, ya que les afecta mucho más que a los humanos y les repercute negativamente en su capacidad para aguantar la respiración. Cada punto de POT de la bebida cuenta por dos, además les resta 5 minutos al tiempo del que disponen para aguantar la respiración sin perder PF.

Comercio y artesanía

Los ludoch son grandes artesanos que utilizan como materia prima los materiales que encuentran bajo el mar. Trabajan con conchas, caparazones, corales, piedra y huesos, pero también con materias preciosas como el nácar, marfil, perlas y piedras preciosas. Son maestros en el arte de la taracea, la técnica artesanal consistente en el incrustado de pequeñas piezas talladas en diversos materiales encajándolas en un soporte para formar motivos decorativos. No solo para objetos de uso cotidiano como cajas, empuñaduras, ornamentos y joyas, si no también realizan impresionantes mosaicos submarinos.

La glíptica es otro arte que practican con gran habilidad tallando piedras preciosas y coral. Sus obras, ricas en diseños marinos, alcanzan precios elevados en entre la aristocracia kralorelana.

Como es normal, los ludoch no sólo conocen los mejores lugares donde mariscar, si no que crían gran variedad de moluscos y crustáceos. El tamaño y calidad de los mariscos recolectados por ellos los convierte en uno de los bienes de intercambio habitual para el comercio con los habitantes de la superficie.

Nombres

Masculinos: Estengitorox, Eganastaforthmanthi, Lenanthigorox

Femeninos: Alsporana, Alansdimos, Coranlitacha, Derkata, Diendimalae, Eginadata, Ganmasta, Ludocha, Lugasta, Marandana, Marganstamos, Moranascha, Sednadimos, Tavanngacha, Valarra, Vannamatcha, Warera

Muchas veces acompañan sus nombres con calificativos marinos tales como Madreperla, Nacarina, Aleta Veloz, Saltaolas, Brisamarina, Coralina, Coralia, Delfinia, Espumosa.

Gobierno

La estructura social de los ludochs no es homogénea y varía de región en región. Alcanza su grado de sofisticación más elevado en los mares de Genertela, mientras que hacia el sur, tal vez por los conflictos constantes con los malaspo y la carencia de ciudades submarinas, encontramos el equivalente a una cultura seminómada. Aunque los ludoch son predominantemente matriarcales, tampoco esto es una constante y Masgansti está gobernado por una larga línea sucesora de reyes.

Existen cinco grandes tribus: Coralintor en el Mar Espejado (frente a las costas de Maniria), Margansti en el Mar de Dinisso, Alsporanjabbi en las Islas Jabbi, Valararrianos en Vithela y Kostjahobbi al sur del mismo continente.

Los reinos ludoch de los que se tiene constancia por su distribución geográfica son:

Relaciones con otras razas

Los ludoch se encuentran en conflicto permanente con los malaspo. No solo compiten por el control de los mismos recursos, además los malaspo sienten aversión por los ludoch a quienes consideran traidores por mantener relaciones con los habitantes de la superficie. Mitológicamente los ludoch proceden de relaciones consentidas con los dioses de las tormentas y esto los malaspo no pueden perdonarlo.

A los ludoch les gusta entablar relaciones comerciales con los habitantes de la superficie para así poder tener acceso a materiales y objetos que de otra forma serían imposibles o difíciles de obtener bajo el mar. Los ludoch intentan por todos los medios conseguir objetos fabricados en mercurio, plata y oro, los únicos metales que no se oxidan bajo el mar. Es extraño que mantengan colaboraciones estables con otras razas de habitantes del mar, si bien pueden darse contactos esporádicos con los elfos azules. Los yssabbau suelen ser esquivos con los ludoch y raramente se aventuran en sus aguas, prefiriendo lugares más profundos. Los gnydrones son temidos incluso más que los malaspo y suelen ser usados como protagonistas de terribles relatos de muertes y desapariciones violentas. Con los ouori sin embargo, mantienen contactos amistosos, si bien la escasa organización social de estos hace que no sean muy significativos. Algunos núcleos familiares de ouori mantienen relaciones duraderas con pueblos de ludoch con los que comercian con marfil de narval y dientes de morsa.

Técnicas de guerra

Los ludoch usan técnicas de combate organizadas y los grandes reinos subacuáticos llegan incluso a tener ejército estable. Magasta es una religión popular entre los Coralintor y son capaces de emplear su magia mediante ataques colectivos con resultados espeluznantes. En luchas a gran escala son capaces de invocar gigantescos remolinos o pueden hundir con facilidad embarcaciones enteras, sus dos ataques preferidos. Aunque tienen la capacidad de invocar monstruos marinos lo utilizan solo como último recurso.

Religión

Rinden culto principalmente a Magasta, Triolina y Wachaza, también son importantes para ellos Diendimos, Ludocha, Phargon y Mirintha y muchas otras deidades marinas menores. Los ludoch no hacen representaciones directas de sus dioses.