Master Gollum

Los Héroes de Oenriko

Publicado hace 36 días

Poco a poco el desarrollo de las facciones de las Islas Edrenlinas va avanzando. En esta ocasión he añadido algunos apartados que me había dejado en las anteriores entradas de la organización. Por el momento no voy a describir los guardianes, ya que estos artículos lo leen algunos de los jugadores de mi campaña y prefiero que esta información no este disponible.

Descripción

Si bien los hechiceros de Nardaldan habían previsto el fin del Bloqueo de los Mares a través del regreso del Waertag al Río Celestial, las nuevas que venían desde Umathela resultaron tan inesperadas como temibles. Los vadelinos, enemigos ancestrales de los waertagi, habían regresado. En un avance imparable con una flota de embarcaciones capaces de burlar el Bloqueo, esta raza conquistadora y traicionera se estaba extendiendo sin que nadie pudiera parar su avance.

No solo las advertencias de los magos, la llegada de refugiados huyendo los corsarios pusieron convencieron al sogivis de Brodolomwal a movilizarse. No tardaron en convencer al Consejo de Ancianos maslano del peligro que se acercaba. Los maslanos recordaban los tiempos en los que fueron esclavizados por los Pieles Azules, así que no costó a los waertagi convencerlos. Con su ayuda, las malas nuevas pronto se extendieron por toda la costa de Maslo, desde Elamle hasta Onlaks.

Varias ciudades estado maslanas disponían de una flota de catamaranes que habían sobrevivido al Bloqueo en las apacibles aguas del Mar de Maslo, principalmente para el comercio interior. Las reunieron todas y las transformaron en navíos de guerra dotados de tripulaciones de guerreros.

Gracias al deri de la Escuela Nardaldan, los waertagi obtuvieron el conocimiento necesario para romper el Bloqueo. La fuerza naval maslana se congregó en las Islas Edrenlinas y se unieron a ella las naves veloces waertagi al mando del sivis Jeder y guerreros ludoch de la tribu Yojotoro. De entre todos los capitanes maslanos destacaba el feroz pirata Hoom Jhis, quien parecía no temer la maldición del Bloqueo y se había hecho a la mar en repetidas ocasiones y regresado vivo. La gran flota zarpó del Mar de Mura en dirección hacia Fonrit para interceptar a los invasores. Sorprendidos, los vadelinos reuniceron sus embarcaciones y les hicieron frente en la Batalla del Atolón de Oenriko. Aunque ambos bandos sufrieron grandes pérdidas, la flota vadelina quedó diezmada e incapaz de mantener su control en la región. Los supervivientes regresaron a las Islas Edrenlinas, la yalayala ludoch Nargana de Titinya, el sivis Jeder, los hermanos maslanos Eluvi y Seruvi, fueron recibidos con grandes honores y proclamados Héroes de Oenriko.

Wilhelm von Kaulbach, La Batalla de Salamina, 1868, Public Domain

Posiblemente el grupo se hubiera disuelto de no ser por la aparición de Urukotu, una grotesca y monstruosa criatura que podía desplazarse tanto por la tierra como por las profundidades marinas, a las Islas Edrenlinas esparciendo la muerte. Nadie sabía de donde provenía tal ser, pero los Héroes de Oenriko se reunieron para hacerle frente.

Mientras tanto, Hoom Jhis regresaba triunfal de la contienda con gran parte de sus navíos intactos. El, por aquel entonces, ambicioso pirata, supo aprovechar la situación para hacerse con el gobierno de Westel y unificar las ciudades estado de Onlaks autoproclamándose Dinasta. No satisfecha su ambición, tan pronto como supo de las dificultades que los Héroes de Oenriko estaban teniendo enfrentándose a Urukuto les ofreció su ayuda. Como aliado que había sido en la batalla contra los vadelinos, gratamente dejaron que los ayudara. Los Héroes de Oenriko y el Dinasta en persona se enfrentaron a la criatura en la jungla de Dangele. La lucha fue sanguinaria y mortal. Incluso e hicieron retroceder al ser anfibio hasta el mar. Herido, finalmente cayó presa de Nargana y sus guerreras y sus restos yacieron inertes en el fondo del mar.

Cuando el Dinasta manifestó sus intenciones de anexar el archipiélago a sus dominios, los Héroes de Oenriko comprendieron la inutilidad de oponerse con su flota ya amarrada en las islas. A Nargana poco importaba los asuntos de los habitantes de la superficie, Jeder tenía claro que los waertagi tenían todas las que perder y poco que ganar en un conflicto contra el Dinasta ahora que sus planes para el Despertar de los Dragones estaba tan cercano. Eluvi sabía que el Consejo de Ancianos sería reacio a perder su independencia, pero temía el baño de sangre si decidían oponerse, así que habló en favor del Dinasta. El Consejo de Ancianos deliberó durante tres tensas noches sin alcanzar un consenso. Umbaki se marchó enfurecido y con él otros lo abandonaron, pero los que quedaron decidieron plegarse a los ruegos de Eluvi y aceptaron las condiciones del Dinasta. Aunque se produjeron algunas luchas y conflictos, los Héroes de Oenriko se pusieron del lado del Dinasta y evitaron que los daños fueran menores que si hubieran dejado solas a las fuerzas ocupantes.

Desde entonces han actuado manteniendo la paz lo mejor que han podido cuando ha sido necesario, a veces enfrentándose al Complot de las Sombras, otras aplazando a la Fuerza Imperial y evitando que tomaras represalias contra la población.

Organización

El grupo mantiene un centenar de miembros permanentes en Lurigga bajo la supervisión de Enkuvi, Lanthair y Unnu que reciben un entrenamiento intensivo. Todos sus miembros juran lealtad por medio de un pacto de sangre a los Héroes de Oenriko y darían su vida por la grupo.

Miembros

Fundadores

Veteranos

Miembros de renombre

Afiliación

En la actualizad cuentan con una fuerza de 48 maslanos, 22 waertagi, 15 sofali, 12 ngwena, 6 momo ago y unas 30 guerreras ludoch. Además, poseen la capacidad de movilizar tres o cuatro veces ese número en caso de necesidad.

Otros contactos

Semillas de aventuras

Despedida

Añado un pequeño glosario de términos que pueden ser oscuros en el texto:

He tenido algunos bloqueos creativos realizando esta entrada, pero finalmente aquí está publicada. Hay algunos aspectos de este grupo que no me terminan de convencer, como el número de sus integrantes o la falta de más relaciones entre sus miembros. Veré si hago ajustes más adelante.

No sé que tantas más facciones podré hacer públicas a partir de ahora, pero es probable que añada una o dos más al blog. Todo este material me está sirviendo para confeccionar un librito más o menos organizado. Así a lo tonto, ya casi alcanza el centenar de páginas. Una duda que me surge es si este libro debería incluir estadísticas de juego de todos estos personajes al modo de Dorastor: Land of Doom (o el reciente Secrets of Dorastor) o dejarlos simplemente así descritos tal como se hacía en el libro de Genertela.