Master Gollum

Embarcaciones (II): Pamaltela Central

Publicado hace 38 días

Tras examinar los trirremes como punto de partida con el que entender las tripulaciones de las embarcaciones antiguas en el contexto de una campaña masloi, hoy toca explorar los catamaranes, por ser las embarcaciones descritas oficialmente como propias de esta cultura. A diferencia de la navegación mediterránea, la información sobre embarcaciones antiguas en otros puntos del planeta es más esquiva, de ahí que la sección bibliográfica me haya quedado muy reducida, pero tirando del hilo, algunas conclusiones podemos sacar.

Contexto

Los masloi era un pueblo simple y primitivo, posiblemente de cazadores recolectores, que vivían en la ancestral y largamente desaparecida tierra de Sharzu. En cierto momento fueron invadidos por esclavistas procedentes de la Luna Azul, una raza mítica que navegaba por los mares celestiales y que llegó al Plano Mundano subyugando a los masloi. Algún tiempo más tarde, el mar se alzó y puso en peligro la supervivencia de los habitantes de Sharzu en las llamadas Guerras Torrenciales. Los hijos del Rey Tanawa se lanzaron a la mar en busca de una nueva tierra en la que poder vivir. Uno de ellos fue socorrido por los sendereven, una raza de semidioses marineros que usaban embarcaciones con balancín (outrigger en inglés, trataré el tema en más detalle en el siguiente punto). Uno de ellos acabó en la península de Onlanks donde fundó el reino de Miirdek y el otro llegó a las costas de la península que ahora lleva su nombre: Elamle. Todo ello viene descrito en Revealed Mythologies.

Estos dos pueblos forman durante la Tercera Edad el Imperio de Flanch y Elamle respectivamente y dominan el mar de Maslo (y posiblemente aunque no se diga explícitamente el mar de Dinisso que se extiende al norte de ambas penínsulas, la región oriental del Mar de Marthino (situado al oeste de Elamle) y el peligroso Océano de Serlazam donde se encuentra la Corriente de la Condenación que le da nombre y discurre al oeste de Flanch. Tanto en la Guía de Glorantha como en fuentes anteriores, se establece que las embarcaciones usadas por los masloi son catamaranes de doble casco usados tanto como naves bélicas como navíos mercantes. Los barcos de guerra se diferencian de los civiles por la presencia de un espolón situado entre ambos cascos, con la finalidad, se dice, de evitar que las colisiones dañen los cascos.

Outrigger

En inglés el término outrigger es un tanto ambiguo, ya que si bien suele referirse específicamente a la estructura hecha con cañas de bambú o madera hueca que se une al casco de la embarcación por medio varas para dotar de mayor estabilidad a la embarcación y/o incrementar su flotabilidad, también es común verlo usar en embarcaciones multicasco, especialmente cuando los cascos son asimétricos, como es el caso de los prao filipinos. En español, este balancín recibe también el nombre de batanga, sin embargo, este término es confuso. La palabra batangan (¿en tagalog?) se usa para designar los palos transversales que se sitúan sobre el casco de la embarcación para unirse a los flotadores. De ahí que, en lugar de batanga, haya optado por emplear a lo largo del texto el término balancín o flotador.

Canoa con guerreros hawaianos, Warrior Publications

Se da la circunstancia que entorno a los masloi orbitan los dos términos: outrigger y catamaran. Por este motivo, una de las regiones geográficas a estudiar sin duda es Polinesia. Si bien la expansión de las culturas por el archipiélago polinesio dataría de entre el 3000 aC hasta el 1000 aC. Es de suponer que estos pueblos primitivos usaban canoas simples o incluso troncos de madera para llegar hasta esas islas y no sería hasta mucho más tarde que empezarán a construirse embarcaciones con planchas de madera más sofisticadas. En esta región encontramos ejemplos de embarcaciones con balancín y multicasco en forma de los balangay y los prao. Tras examinar estos dos tipos de barcos, haremos un salto hasta las culturas precolombinas y veremos otras embarcación peculiar cuyas estructuras pueden unirse también formando una especie de catamaranes más rudimentarios: las balsas de totora.

Hasta donde he descubierto, durante la Edad de Bronce ninguna cultura del Mediterráneo hacía uso de embarcaciones multicasco. No es hasta la Edad de Hierro que algunos emperadores romanos mandaron construir enormes polirremes, algunos de ellos con varios cascos, pero son más naves con las que exibir su poder que embarcaciones de uso práctico. Hay que irse a Polinesia para encontrar ejemplos funcionales de uso extendido. En esa región hay también barcos con balancín. De hecho existen dos teorías, una que especula que los catamaranes son la evolución de ampliar el balancín y convertir las canoas simples en barcos de doble casco y otra opuesta, que sería la unión de varios troncos para formar una balsa la que daría paso a los catamaranes y la simplificación de uno de los cascos a los navíos con balancín.

Balangay

Una de las referencias a embarcaciones con balancín más antiguas la encontramos en los balangay, unas embarcaciones filipinas de las que se han encontrado restos del 320 dC. Los balangay son embarcaciones hechas a base de tablas de madera como el dungon (un árbol de madera dura y resistente a agua marina que crece Bangladesh, sudeste asiático y África tropical) que se unían entre sí usando clavijas largas de madera que se internaban entre tabla y tabla en diagonal. Cada tabla tenía a su vez en la parte interior del casco unos alientes agujereados sobre los que se atacaban las costillas de la embarcación. Recientemente se ha encontrado en un yacimiento un balangay de 25 m de eslora, si bien la mayor parte de estas naves eran menores, de unos 15 m.

Detalle de la estructura de una embarcación de tablas tradicional filipina

A diferencia de las embarcaciones griegas, los balangay tienen la cubierta tapada y, encima de ella, construye una especie de cabaña. En los modelos más grandes, el techo de la cabaña sirve así mismo como segunda cubierta sobre la que viajan guerreros. Pueden ser sin vela o con vela. En el segundo caso, posiblemente el modelo más antiguo, el mástil carece de verga, es decir, no hay una travesera que lo cruza para colgar de ella la vela, sino que de la base del mástil se ata un segundo palo que se eleva creando una característica forma de V.

Prao

Hay referencia a prao en la obra de Plinio el Viejo (23-79 dC), unas embarcaciones de doble casco usadas como ferry para transportar mercancías en Taprobana (el actual Estrecho de Palk, entre la India y Sri Lanka). Los prao (o prahu, entre otros nombres) son embarcaciones de doble casco, en los que uno de ellos suele ser de menor tamaño. El casco mayor se le llama vaka y el menor ama. Ambos cascos se unen por medio de unos listones llamados aka. Las embarcaciones tradicionales tenían altas y curvas proas y popas tal como se ven en las representaciones que se hace de ellos en los grabados del S. XVIII. La finalidad de esta forma era dotar de sustentación a la nave para contarrestar las fuerzas laterales del viento. La más pequeña, del tamaño de una canoa recibe el nombre de kor-kor (4.6 m), la media de tipnol (6-9 m), y la más grande de walap (hasta 30 m).

Karakoa

The Discovery and Conquest of the Molucco and Philippine Islands,
Bartolomé Leonardo de Argensola, 1711

En relación a la tripulación de este tipo de embarcaciones, la información es más escasa. En los karakoa, una embarcación filipina de 25 m, sabemos que los ulipon (esclavos), hacían las funciones de remeros, los timawa (guerreros libres) iban armados con lanzas y el jefe de la expedición era el datu. Los karakoa, a diferencia de los prao, tenían simples flotadores llamados kate o katig y no doble casco. Estos flotadores estaban igualmente curvados en los extremos. La dirección de la nave se governaba por medio de un único timón de espadilla (es decir, un largo remo, a diferencia de los dobles timones de los trirremos). El timón era manejado por el nakhoda.

Navegación en la América precolonial

Esquema de las artes de navegar ae la balsa dibujada por Juan y Ulloa en Guayaquil
Essais sur la construction navales des peuples extra-europeens, París, 1841-43

Sin duda, el nivel de desarrollo tecnológico de la navegación incluso en el apogeo de los grandes imperios americanos, estaba muy por detrás del alcanzado, ya no sólo en otros puntos de la planeta, sino incluso el nivel de la Edad de Bronce en el Mediterráneo. Así, parece chocante comprobar que la embarcación más desarrollada fuera la balsa confeccionada con la unión de troncos de maderas livianas, en concreto de palo de balsa (ochroma lagopus), árbol que crece en la región ecuatorial. De ahí que se vincule el uso de las balsas con los pueblos de esas regiones, en concreto desde el río Esmeraldas hasta la Isla de la Puná, ambos situados en Ecuador. Estas balsas no tenían forma cuadrada, sino que los troncos centrales eran más largos que los exteriores formando un extremo obalado en lo que sería la proa y la popa de la balsa, además podían estar provistas de velas cuadradas, siendo las únicas embarcaciones con ellas de toda la región. Las balsas tenían una tarima elevada en el centro para evitar que las mercancías transportadas se mojaran. Usaban además unas varas verticales llamadas guaras que se elevaban o hundían en la plataforma de la balsa para hacer las funciones de timón.

Las canoas se empleaban en la región de Tumaco (en Colombia) a la bahía de San Mateo (en California). Las canoas de mayor tamaño podían superar los 18 m de eslora, 1,25 m de manga y a penas 0,80 m de altura. Estas embarcaciones se construyen vaciando el tronco de un árbol y tienen un uso predominante como embarcaciones fluviales, ideales para moverse por los manglares.

Caballito de totora, Ceramica Mochica, Museo Larco
Pattych, CC BY-SA 3.0

Las balsas de totora, también llamadas hoy en día caballitos de totora, son embarcaciones construidas a partir de juncos de la planta que les da nombre (Scirpus californicus). Esta planta tiene una altura de entre 1 y 3 m de altura. Existen restos arqueológicos de estas balsas que se remontan al periodo Moche (S. II-V) y fueron continuados por los Chimú hasta llegar a nuestros días. En la actualidad se unen dos balsas colocando una tarima encima de ellas en una especie de catamarán hecho con juncos. Se ha especulado con el posible uso de embarcaciones capaces de resistir largas travesías marinas hechas con totora, para intentar confirmar esta teoría se han creado las diferentes Expediciones Viracocha.

Balsa de totora, extraída de Bolivia es turismo

Léxico

A modo de resumen, se muestra la lista de palabras relativas a este tipo de embarcaciones.

Masloi

Desde el punto de vista naval, Glorantha se encontraría a caballo entre la Edad de Bronce y la Edad de Hierro. Llama la atención la referencia a los navíos con balancín en los mitos de origen de los masloi y luego el cambio a los catamaranes como embarcación característica de esta sociedad. Aunque como hemos visto ambos navíos tienen nexos de unión y pueden considerarse íntimamente relacionados, no dejan de ser distintos entre sí. La descripción de los catamaranes de guerra como embarcaciones en las que hay un espolón sumergido entre ambos cascos, me parece un tanto absurda, ya que no comprendo que estructura soportaría tal artilugio y lo haría viable. Por este motivo, haré caso omiso de ella asumiendo que emplean otras tácticas navales distintas a la embestida, por ejemplo usar armas arrojadizas y el abordaje aprovechando el techo de la estructura de sus embarcaciones. También creo que Glorantha plantea un sistema naval demasiado rígido, en el sentido que las culturas son estancas con barcos muy diferentes entre las distintas culturas. Esto no era así, ya que todo el mediterráneo tenía embarcaciones tecnológicamente similares y la aparición del trirreme hizo que todas las potencias navales copiaran este navío y tuviera flotas compuestas por más de un tipo de barco. Lo mismo ocurre con otras áreas del planeta, donde enseguida los avances tecnológicos se propagan. Por este motivo, tengo intención de introducir varios tipos de barcos en el entorno de las Islas Edrenlinas. La karakoa me gusta como diseño, así que será el barco uno de los barcos que propondré como embarcación pirata. Las embarcaciones precolombinas me parecen muy interesantes como propias de las zonas internas al Mar de Marthino, donde la Selva de Errinoru tiene gran presencia. Así, balsas y canoas podrían verse en los manglares de Laskal, Kimos y toda la costa occidental de Elamle.

Bibliografía

  1. LACSINA Ligaya, 2016, Examining pre-colonial Southeast Asian boatbuilding: An archaeological study of the Butuan Boats and the use of edge-joined planking in local and regional construction techniques
  2. SCOTT William Henry, Boat-Building and Seamanship in Classic Philippine Society
  3. GREEN Jeremy & VOSMER Tom, Interim report on the joint Australian–Philippines Butuan boat project
  4. ALCINA FRANCH José y otros, 1987, Navegación precolombina: el caso del litoral pacifico ecuatorial: evidencias e hipótesis