Master Gollum

Islas Edrenlinas: Habitantes (I)

Publicado hace 276 días

En la campaña Saga de las Yotojoro voy definiendo el entorno de juego a medida que se van desarrollando las sesiones. Como nuestras partidas están tan distanciadas, me da tiempo de sobras para ello. Creo que ha llegado el momento de analizar con más detalle quienes pueblan exactamente las Islas Edrenlinas. El el presente artículo detallo cuatro de los varios pueblos que habitan el archipiélago. En futuras entradas iré describiendo el resto. Añadiré varias consideraciones y notas en cursiva. Son comentarios y pueden saltarse por completo si así se desea, ya que no forman parte propiamente de las diferentes descripciones.

Las Islas Edrenlinas son un archipiélago formado por seis gran islas. En ellas habitan un pueblo humano de raza negra llamado los masloi, quienes llegaron aquí en un proceso migratorio que no se detuvo en este punto y les llevó a asentarse en las penínsulas de Elamle y Onlaks, elfos amarillos en los bosques, waertagis en la costa y varios pueblos hsunchen (tortugas, monos araña, gorilas, perezosos, mambas, anacondas y cocodrilos) ocupando varios estratos. Por último, en las aguas pueden encontrarse ludoch y elfos azules. La gran variedad de pobladores constituye un excelente caldo de cultivo para aventuras, ya no sólo submarinas, también terrestres.

Ludoch

Son un tipo de habitantes del mar cetoides, es decir, emparentados con los mamíferos. Los ludoch en concreto tienen gran afinidad con los delfines, así, tienen el torso humano y el cuerpo que asemeja a uno de estos cetáceos, con una aleta dorsal en mitad de la espalda. Carecen así de piernas y la columna vertebral se prolonga hasta la extremidad inferior de la aleta caudal que discurre en sentido paralelo al plano horizontal. Sus pieles son oscuras, de tonos tostados hasta tonalidades ligeramente azuladas. Los ligeramente más corpulentos y grandes que sus parientes de Genertela. Sus labios son carnosos y su frente ancha. Lucen largas melenas onduladas. Sus colas son más oscuras que el resto del cuerpo y en ocasiones incluso tan negras como la tinta del calamar. Como toda la raza margasti, su aleta dorsal es más pronunciada que el resto de ludoch.

Los ludoch de las Islas Edrenlinas pertenecen a la raza margasti, descendientes de Margasta, una de las hijas de Ludocha con el dios de las tormentas Diendimos. Debido al vínculo con la Tribu de las Tormentas, los ludoch no pueden respirar debajo del agua y necesitan ascender periódicamente a la superficie o bien entrar en uno de sus nidos-respiradero, pequeñas construcciones submarinas parecidas a la madriguera de un castor que constituyen bolsas de aire en las que recuperar el aliento. Gracias a unas algas rojas especiales que siembran en el interior de estas construcciones, el aire se renueva. En el centro de cada nido suele haber una superficie plana redonda que les permite salir del agua y estirarse para dormir como hacen las focas sobre la playa. En las cámaras más grandes para reuniones comunales, se usan costillas de ballena o grandes bestias marinas a modo de columnas.

Los ludoch se organizan en clanes y los clanes se unen en aldeas, de las que hay un total de siete en las Islas Edrenlinas. No hay una pauta rígida respecto a como se disponen los nidos dentro de una aldea, pero una de las formas más extendidas es la de trazar tres brazos en espiral a partir de un punto central, que suele ser el templo de la aldea o punto más importante. Cada uno de los brazos está dedicado a uno de los aspectos de Zaramaka y cada clan construye sus nidos en uno de ellos en función de su especialización. En efecto, los miembros de los clanes funcionan a modo de gremios y suelen desempeñar una ocupación que se va transmitiendo por línea materna de madres a hijas. Así hay clanes de mariscadores, pescadoras, cultivadoras, exploradoras, etc. Los varones se usan como intercambio entre clanes con el doble objetivo de renovar la sangre del clan y estrechar lazos entre ellos. Esta situación se producen cada ciertos años en la Ceremonia del Nombre, momento ritual de paso a la edad adulta en el que los niños deben demostrar su valía y lo que han aprendido en Tantata, aldea que sirve de enclave educativo para la mayor parte de las aldeas de las islas.

Ya escribí un par de artículos introductorios sobre estas criaturas. En Ludoch (I) daba una descripción genérica y en Ludoch (II) desarrollaba los mitos relacionados con su creación y su historia. Lo aquí presente es una síntesis de ambos artículos y concreta el funcionamiento de su sociedad en las Islas Edrenlinas. Uno de los aspectos que he introducido es la creación de subrazas dentro de los ludoch. Estuve barajando la posibilidad de vincularlas a tipos específicos de delfines como el rosado, pero al final decidí más bien relacionarlos con las razas humanas, así los ludoch de Pamaltela tiene un aire agimori. Otra de las cosas que deseaba era marcar diferencias entre cada una de las tribus, de forma que ludoch de las Islas Edrenlinas no fueran idénticos culturalmente a los del Mar de Marthino o el Mar de Maslo, esto no estaría plasmado en esta descripción. Por último, algo que he ido ya introduciendo también son rasgos singulares para cada una de las aldeas. Lo cierto es que tras tantas partidas, me he tenido que contener para no poner mucha más información, ya hemos desarrollado muchos aspectos y pequeños detalles de su vida y costumbres.

Economía

Los ludoch viven de los recursos naturales que les proporciona el mar, en especial de la pesca y la recolección de mariscos. También cultivan algas y tienen relaciones comerciales por medio de trueques e intercambios de favores con varias culturas de las islas u otras aldeas ludoch. Así, por ejemplo, los ludoch de Umuzi reciben algas de los murthoi a cambio de protección contra una plaga anual de cangrejos, los waertagi entregan mercurio y gemas a los ludoch de Isikepe a cambio de ayuda en la resurrección de las embarcaciones dragón y Luhlaza tiene tratos con los sofali de quienes reciben huevos de tortuga y otros productos para que protejan a las tortugas durante el tiempo de puesta.

Idioma

Hablan margano, el idioma que pertenece a la familia cetoide, con marcado acento edrenlin que los distingue de los ludoch del Mar de Maslo.

Gobierno

Contrariamente a lo que pudiera parecer, la sociedad ludoch es muy jerárquica. Cada clan está dirigido por una yalakulu o gran madre, título que suele recaer, aunque no siempre, en la mujer más anciana del clan, por debajo suyo se encuentran las yalas, o madres, y bajo ellas las yalangi, o las madres-hermanas. Por último encontramos a los varones. Las yalakulu de todos los clanes formar el yalakandlu, el Consejo de Grandes Madres, quienes toman las decisiones importantes que atañen a la aldea. En el yalakandlu no todas las voces tienen el mismo valor y en general corresponderá a la posición del clan dentro de la aldea. La más importante de todas ellas es la yalayala o madre de todas las madres, que es quien tendrá la última palabra.

Fuera del sistema de clanes se encuentran los desclanados, los parias de la sociedad, quienes por diversas causas se les ha expulsado del clan. Los desclanados no tienen voz en el yalakandlu ni constituyen en sí un clan, al no tener si quiera yalakulu.

Ejército

Aunque los ludoch son una raza bastante pacífica que rehuye los conflictos, la cercanía con el área de influencia de la Madre de los Monstruos por el sur, y las bestias marinas que ocasionalmente descienden del Mar de Loral, hacen que los habitantes de las aguas de las Islas Edrenlinas hayan aprendido a defenderse. Cada aldea tiene un pequeño contingente de guerreros listos para hacer frente a las amenazas que pongan en riesgo su seguridad. Existen entre las diferentes aldeas buenas relaciones y ante crisis importantes se unen todas.

Me resistía a sacar a relucir demasiado el lado bélico de los ludoch, pero me resulta difícil ignorar el entorno hóstil en el que se encuentran y el hecho que se sabe que los ludoch han participado en varios conflictos armados, así como que se cite explícitamente a Wachaza, el Dios de la Guerra marino, como uno de los dioses a los que rinden culto.

Religión

Como todos los habitantes del mar, rinden culto a los dioses del Panteón Marino, a quienes construyen templos submarinos con grandes rocas sobre las que dejan crecer corales. Los templos de los dioses marinos suelen estar llenos de vida, especialmente aquellos dedicados a la diosa Triolina.

Tres de los dioses citados han salido ya de las propias partidas. De Isibani encontraron una sacerdotisa vampira, ¡bueno sus retoños!. De Tholod escucharon una fábula moralizante y supieron de Mura en la última aventura. Además, como ya existía Molokka (Libro de los Trolls y la Guide of Glorantha), me ha parecido lógico imaginar que haya otra diosa relacionada con los crustáceos, de ahí la creación de Krokka. Tanto la una como la otra son deidades genéricas al mismo nivel de Gorakki, por lo que es de imaginar que existan subcultos dedicados a ciertas especies concretas. Su magia funcionaría con los conjuros típicos de transformación a los que estamos ya habituados, uno para la cabeza, otro para las extremidades y un último para el torso.

Masloi

Son una cultura de raza agimori de hombres de piel negra, que habita en las islas de Kulu y Ninyane. Los habitantes de Ninyane pertenecen a la subcultura elamle aroin, con su sistema de castas rotatorias, mientras que los del norte siguen los preceptos de Instig, sabio que dictaminó que no hacía falta la rotación para asegurar el bienestar de todos si el pueblo era honorable y se mantenía fiel a sus principios. La mezcla racial que se ha dado en ellos ha propiciado que se genere un sistema de castas singular que no se da en la península basado en gran medida condicionado por la procedencia racial de los padres. Dado que el fenotipo agimori sobresale sobre el resto, demuestra para ellos la supremacía de esta raza, de ahí que la casta superior esté formada únicamente por los agimori puros. Así el hijo de un agimori con un warerano se denomina mulato, la mezcla de waertagi con agimori turquino, la del warerano con el waertagi espuma de mar.

La casta superior está constituida por los gobernantes, seguida por la casta de los guerreros, los artesanos y los agricultores y cazadores recolectores componen el último estrato social.

Esta es la cultura para la que he encontrado menos referencias, en especial al aspecto histórico y mitológico. En Revealed Mythologies a penas se dedica a ellos media página, tampoco en la Guía salen bien parados. Hay que destacar que su origen difiere de los doraddi (la raza negra más desarrollada desde el punto de vista mitológico) y a partir del Alba las referencias a ellos se reducen drásticamente.

Man and beast in eastern Ethiopia, F.L. Henderson, 1911

Economía

Los masloi cultivan ensete, una planta tropical emparentada con las bananas, de la que se consume la raíz. La planta tarda unos cinco años en crecer, momento en el que se recolecta. De una sola planta se recogen unos 40 Kg de pulpa. Con ella se elabora, entre otros, un pan llamado kocho. De las hojas extraen fibras que se emplean para gran variedad de propósitos, como la creación de cuerdas o cestas, las hojas enteras se emplean como material de revestimiento y a modo de platos durante las comidas. También cultivan un cereal llamado tef, calabazas verdes, acelgas, guisantes, cebolla roja y khat, una planta estimulante cuyas hojas se mascan. El ganado por excelencia es el cebú, un bóvido no nativo de esta región y que cuentan las leyendas llegó con los masloi desde Sharzu.

Me he basado en los alimentos consumidos por los Gurage de Etiopía.

Idioma

Hablan edrenlin, un dialecto del elamle.

Gobierno

Como es tradicional, el poder está en manos del Consejo de Ancianos, un órgano compuesto por miembros que han demostrado su valía y se apela ahora a su sapiencia. El Consejo de Ancianos siempre está formado por agimori. De forma intermitente, se encuentran bajo el control de la Dinastía de Flanch, quienes les impone fuertes impuestos. Pero los masloi de las islas se rebelan con frecuencia y logran su independencia durante varios años hasta que vuelven a ser sometidos.

Ejército

Aunque no son gente belicosa, los conflictos con la Dinastía de Flanch, les ha llevado a mantener una casta militar fuerte. Cuando pueden contratan los servicios de los waertagi de Brodolomwal, cuya lealtad fluctúa y no pocas veces se han visto en dificultades por ello. Son buenos marinos y usan catamaranes con doble casco.

Religión

Ciertos eruditos de los Aprendices de Dioses equiparaban los dioses del Panteón Masloi a las deidades doraddi, Así el Creador, el Embaucador y el Destructor serían en realidad Pamalt, Bolongo y Vovisibor. Sin embargo, muchos otros estudiosos consideraban que era una simplificación excesiva y esgrimen como prueba que el Destructor es en realidad Sevasbos, el mar mítico que hundió la tierra de Gentara, donde situarían a Sharzu.

Los masloi en realidad no son gente piadosa y recelan de las fuerzas sobrenaturales. Les rinden culto con cierta desconfianza, con la esperanza más que los dejen en paz que la de obtener a cambio algo de ellas, por ello el uso de la magia es bastante discreto entre este pueblo comparado con la mayor parte de los que habitan Glorantha.

Llama la atención la ausencia del Caos del panteón masloi. Vovisibor viajó hacia el sur y no cruzó el reino de Gentara y mucho menos Sharzu. Su origen en cambio está relacionado con el avance del océano hacia el interior del cuerpo de Gata (el centro del Plano Mundano). Aunque no se cite explícitamente, he asumido que el Destructor no puede ser otro que Sevasbos, el mar que se adentró sobre la tierra firme arrasando todo a su paso en las llamadas Guerras Torrenciales. Otro pueblo que tienen un origen parecido son los thinobutanos. En algunos puntos los masloi se confunden o equiparan con los habitantes de Laskal y Fonrit, complicando más todo el asunto.

Sofali

El pueblo de las tortugas tienen el aspecto de humanos corpulentos de piel tostada, sus espaldas son anchas y sus extremidades más cortas que largas. Las palmas de sus manos son anchas y la fuerza de sus palmadas legendaria. Sus rostros están coronados por una nariz prominente con la parte frontal muy paralela al cráneo asemejando al pico de una tortuga. Sus ojos son enjutos y las cejas poco pobladas. Son un pueblo poco desarrollado que vive principalmente de los frutos que le da el mar. Visten unas faltas anchas hechas con fibras vegetales y decoran sus cuerpos con escarificaciones onduladas y pinturas sobre el lado posterior de los brazos y la espalda.

Viven en chozas de madera y juncos de planta redonda y tejado curvo. Muchos construyen sus casas en los manglares cercanos, lo que les ofrece tanto protección como acceso directo al mar, pero otros simplemente se asientan cerca de alguna playa con arena para estar junto a los puntos de deshueve de las tortugas marinas.

La protección y la seguridad está muy inculcada en su cultura, sus aldeas se sitúan en lugares muy defensivos y las cabañas se construyen para que su misma estructura sirva como barrera en caso de ataque.

Es curioso que los sofalis sean uno de los pueblos hsunchen sobre los que se encuentra más información. Diría incluso que después de los telmori son el pueblo animal que más tiempo han dedicado. Además, se encuentran a lo largo y ancho de prácticamente toda Glorantha. También me llama la atención darme cuenta que The Guide of Glorantha a penas aporta información nueva en la descripción genérica de los hsunchen y está tomado casi literalmente de lo que aquí vimos publicado en Genertela: Encrucijada de las Guerras de los Héroes.

Economía

Viven principalmente de la pesca y la recolección. Prefieren capturar crustáceos, como cangrejos y langostas, y moluscos como almejas, ostras, caracoles de mar, lapas y pulpos antes que pescado, pero tampoco lo desdeñan. Tanto algas, como medusas y huevos de tortuga marina constituyen también una parte importante de su dieta.

Las conchas que recolectan y los fragmentos de coral les sirven como elemento principal de comercio con otras tribus hsunchen del interior de las islas. También comercian con los masloi de quienes obtienen en ocasiones puntas metálicas para sus lanzas.

Son buenos navegantes y construyen unas embarcaciones con capacidad de hasta doce tripulantes alargadas hechas con mimbre. Mantienen contacto con las tribus de las Islas Tortugax, al este de Pamaltela, con quienes comparten grandes lazos de amistad. Es posible contratar a los sofalis para viajar hasta esas lejanas tierras y desde ahí dirigirse a Teleos o el sur de las Islas Orientales.

Idioma

Hablan sofali, un idioma compartido por todos los miembros del Pueblo de las Tortugas Marinas, con independencia de su lugar de origen. Además, es común que alguno de los miembros de la aldea hable edrenlin o margano.

Gobierno

Los sofali son un pueblo especialmente longevo, se sabe de individuos que han llegado a superar los cien años de edad o incluso el doble. Los ancianos son respetados por su sabiduría. Aunque no hay un mando y las decisiones se toman en grupo, suelen ser los mayores quienes tienen la última palabra.

Las tareas cotidianas están divididas entre los dos sexos y raramente se solapan. Las mujeres cuidan del bienestar de la aldea y son quienes preparan los alimentos, secan las algas, las medusas y los pescados. Mientras los varones salen a pescar, las mujeres se sumergen en busca de moluscos y algas. De la crianza se ocupan principalmente las mujeres, pero los hombres son los responsables de enseñar a los niños a nadar y pescar a muy temprana edad.

Ejército

Los sofali construyen resistentes escudos a partir de los caparazones de las tortugas y emplean lanzas para luchar. No son un pueblo agresivo, pero no por ello se dejan someter por otros. Ellos dicen “duro como el caparazón, cortante como el pico” en referencia a las técnicas defensivas que emplean. Una vez toman un terreno, es muy difícil para una fuerza agresora lograr sacarlos de ahí.

Religión

La principal divinidad de los Sofalis es el espíritu ancestral de quien deriva su nombre, Sofal el Dios Tortuga, como es habitual en todas las tribus además rinden culto a varios espíritus naturales.

El nombre de Guardián de las Almejas no es mío, es la traducción que ofreció JoC para "The Keeper of the Clasms", así que lo he dejado tal cual. Me ha sorprendido descubrir que no soy el único que ha recurrido al idioma zulú. ¡Gregg Stafford también lo hizo! Así, varios de los nombres gloranthanos de pueblos hsunchen en realidad son palabras zulú reales traducidas directamente del inglés. Así, tenemos que el pez luna, en inglés "sunfish", le han dado el nombre de Ilanga Inhlanzi (¡literalmente las palabras "sol" y "pez"!), y Ngwena deriva del zulú Ingwenya (cocodrilo). Con ello me siento legitimado a seguir fagocitando esta lengua para incorporar términos palmatelanos :D Como curiosidad diré que la mayor parte de los sustantivos en zulú empiezan por la letra "i", por eso me veo obligado a tunear algunas para no se vea tan raro. Y sí, itheketheke significa medusa e ingwane pulpo. ¿Qué puedo decir? ¡Me encanta el zulú!

El tema de los Cuatro Compañeros merece una explicación. Cierto es que en Genertela se hace referencia a que están integrados por la Tortuga, Nutria, Somorgujo y Águila Marina, pero ninguno de ellos me parece pamaltelano. En Revealed Mythologies en cambio se cita a la Tortuga, Anaconda, Reyezuelo Listado (un pájaro) y Tanuku (un antílope) como grupo que partió en una dirección cardinal, así que opté por esta segunda alternativa. El único dios animal del cuarteto del que conocemos formalmente el nombre es Sofal, de los otros sabemos solo el nombre de sus pueblos: Zukonegi, Yaquma y Tanuku.

Por último decir que si bien en King of Sartar se dita explícitamente a Sofala en lugar de Sofal, he decidido obviarla al formar parte de un mito orlanthi. El uso del femenino en esta referencia no creo que sea un error, ya que en el artículo dedicado a los Basmoli firmado por el propio Gregg Stafford publicado en un Tales of the Reaching Moon explica el mito de Basmol y Basmola.

El mito de la creación de las medusas está inspirado en una fábula japonesa. En ella el rey dragón del mar envía a la criatura a buscar el hígado de un mono cualquier, aquí la del progenitor de los hsunchen de los monos araña.

Waertagi

Raza de hombres anfibios con gran afinidad con el mar. La piel de los waertagi es verde turquesa con tonalidades que varían ligeramente en intensidad de verde o azul. Sus melenas son oscuras, casi negras, con tonos acorde al color de su piel. Aunque los waertagi suelen vivir en grandes ciudades flotantes vivientes, la colonia que habita las Islas Edrenlinas llevan siglos atrapadas en ellas intentando resucitar las grandes embarcaciones que resultaron hundidas durante la Edad Imperial.

A pesar de que en apariencia hay bastante información sobre ellos, me resulta un pueblo un tanto confuso de trazar su origen e historia. Como tantos otros aspectos de Glorantha en ocasiones hay datos contradictorios o que complementan o matizan otros. En Revealed Mythologies están muy vinculados con el Malkionismo y toda esa parte le tengo que dar varias lecturas más. Lo cierto es que el Malkionismo me da bastante repelús y siempre lo he reunido tanto o más que a los patos.

Economía

Los waertagi son grandes marinos muy preciados en toda la costa pamaltelana. Sus servicios están muy cotizados. Cada embarcación está al mando de un sivis que dona parte de sus ingresos al sogivis de la ciudad a la que pertenece. Además, han establecido una red mercante discreta que se extiende hacia el noreste atravesando el Mar de Loral hasta Teleos y el sur de las Islas Orientales, y hacia el sur cubriendo el Mar de Maslo. Exportan principalmente algodón a Teleos e importan vino de arroz para llenar las bodegas de la Dinastía de Flanch. Hacia el oeste se ven bloqueados por los mercaderes de Fonrit.

El término sivis se usa en la Guía, he decidido unirlo con el término sog, empleado para designar las puestos terrestres waertagi para designar al gobernador de una de estas ciudades.

Idioma

Hablan lo que ellos denominan idioma del mar, en realidad una lengua emparentada con el brithino. Prácticamente cada waertagi es políglota y habla tres o más idiomas, entre los más comunes son varias lenguas elamle entre las que destaca el edrenlin, el margaso hablado por los ludoch.

Gobierno

Replican en las ciudades la misma organización que emplean en las embarcaciones. Así, cada urbe está gobernada por el sogivis, quien ostenta la máxima autoridad y sobre él recae la responsabilidad del buen funcionamiento de la ciudad y su organización. El nombre es una variante de sivis, nombre con el designan a los capitanes de sus embarcaciones y significa capitán de tierra. Al lado del sogivis se encuentra su mano derecha, el bisivis o sogisivis, que lo apoya en todo y asume su autoridad en su ausencia. El consivis hace las funciones de contramaestre y es la mano ejecutora del sivis y es quien transmite las órdenes a los distintos oficiales que asumirían rangos parecidos a los magistrados. Así, hay un oficial de pesca, un oficial de mercaderes, oficial del tesoro, oficial triolini hasta un total de doce.

Ejército

Poseen una flota naval importante. Sin embargo, muchas de las embarcaciones no se encuentran atracadas en las Islas Edrenlinas, sino que están ofreciendo sus servicios mercenarios a quienes pueden pagar por ellos. Aún así, siempre hay un contingente de al menos dos docenas de embarcaciones atracadas entre los puertos de Brodolomwal y Duromdowal.

Religión

Se consideran hijos de Aerlit y Warera, una triolina, motivo por el cual practican la hechicería y rindan culto a varios dioses del Panteón Marino.

En vista que la ubicación de las Islas Edrenlinas está tan alejada de Brithos me puedo tomar la libertad de dar más importancia al mito de Aerlit y Warera por encima del de Malkion, lo que me permite hacerle la cobra al malkionismo. Aún así quería enfatizar la vertiente hechicera de los waertagi, así que he creando Nardaldan inpirándome en la escuela canónica de Debaldan. Les he dado un toque diferente y temático al que poder sacarle jugo.

Despedida

Lo cierto es que se podría profundizar mucho más en cada uno de los pueblos que he descrito, pero creo que para tener una mejor idea de cada uno de ellos, por el momento es suficiente. En la próxima entrega analizaré los elfos amarillos y azules, así como al resto de pueblos hsunchen, ¡o mejor dicho fiwan, que estamos en Pamaltela! También hablaré del dilema que tengo con los yaquma. Me gustan un montón, pero... ¡en unas semanas os cuento!

Ah, me olvidaba, dos notas muy rápidas: 1) he descubierto que Edrenlin Islands estaban ya traducidas, de ahí que adopte de ahora en adelante el nombre de Islas Edrenlinas 2) estoy reuniendo todo el material que tengo sobre esta campaña en un documento, quizá lo publique más adelante, de momento no pasa de borrador, ¡pero con la broma tiene ya 50 páginas!