Master Gollum

Puerto Rojo (I)

Publicado hace un año, 147 días

Base de operaciones de los jugadores durante la campaña maslana. Para realizar este mapa me he inspirado ligeramente en Riomaggiore uno de los preciosos pueblos italianos de Le Cinque Terre, en Liguria, y el mapa de Seapolis publicado en UN Tales of the Reaching Moon.

Los años están puestos usando el Calendario Maslano que se divide en ciclos de 49 años. Cada 49 ciclos componen una era. El ciclo actual es el 34 y su inicio corresponde al año 1.618 del Calendario Theyalano.

Puerto Rojo es un pequeño pueblo costero levantado en una cala al suroeste de la isla de Dangele. Acceder a ella requiere cierta pericia para sortear los arrecifes que rodean este lado de la isla y controlar a la vez la fuerte corriente marina de Enyakatho, que recorre la costa de la isla de norte a sur. Además la fuerza de la corriente dificulta que las naves puedan estacionarse en la boca del arrecife, lo que resulta idóneo para que los piratas de Puerto Rojo se refugien en esta cala. La existencia de tres posibles vías alternativas de escape, hacen prácticamente inviable realizar una encerrona si no se cuenta con una gran flota de embarcaciones, motivo que convierte en seguro el lugar para los piratas. Se podría pensar que el nombre de la población proviene de la sangrienta actividad de sus habitantes, pero en realidad se debe a que la mayor parte de las casas son de madera rojiza dce un árbol que se obtiene de la jungla.

Historia

Antes de existir Puerto Rojo, en la misma bahía había un pequeño y próspero asentamiento de maslanos cuya principal actividad era la pesca. Su fundación es relativamente reciente. Debido al ataque de los Aprendices de los Dioses durante la Segunda Edad, los embylis de Dangele habían dejado de suscribir el Tratado de Elamle, por lo que eran hostiles hacia los humanos. A pesar de todo, siglos después de la destrucción de Argarela, un pequeño clan maslano logró pasar desapercibido y levantó una modesta aldea dedicada principalmente a la pesca. Cuentan los más ancianos que el Mukuru Undawe vino aquí para escapar de la ira de su hermano, quien deseaba robarle la esposa. Buscando un lugar tranquilo donde vivir, Undawe se aventuró en Dangele.

En Akwa, en cambio, se cuenta otra historia, de como el hermano del líder de la tribu lo envidiaba y él y sus partidarios siempre causaban problemas y lo cuestionaban. Una noche, el hermano raptó a la esposa del líder y huyó con ella acompañado de sus seguidores.

La Gran Hambrura (33.14)

Durante años, los aldeanos vivieron de lo que les daba las aguas. Los embylis mataban a aquellos que osaban adentrarse en la isla, así que se dedicaban fundamentalmente a la pesca. En el año 26 de la Dinastía de Ediwe sufrieron las consecuencias de la presencia de los Devoradores, unos voraces peces nacidos del seno de la Madre de los Monstruos. Desesperados recurrieron a la piratería atacando primero a pequeñas embarcaciones de otras aldeas pesqueras. Sin embargo, sus redes estaban tan vacías como las suyas, así que terminaron asaltando a navíos cada vez mayores. Más por desesperación que por habilidad, tuvieron éxito en su empresa y terminaron adoptado este nuevo estilo de vida.

Imperio de Flanch (33.20)

La Flota Vadelina llegó procedente del oeste trayendo consigo la Apertura de Mares. Este belicoso imperio pretendía hacerse con el control de todas las zonas portuarias extendiendo su dominio allí donde fondeaban. Su llegada a las Islas Edrenlinas no pasó desapercibida al Imperio de Flanch, quien pronto disputó su hegemonía gracias a que su flota había permanecido encerrada en el Mar del Maslo protegida el Bloqueo. Su primer paso fue apoderarse de las Islas Edrenlinas, que habían de servir como punta de lanza para lanzar su ataque contra el Imperio Vadelino y disputar el control de toda la costa del Mar de Marthino.

Los habitantes de Puerto Rojo se opusieron a la invasión y se dedicaron a realizar contrabando entre las facciones que se resistían a las fuerzas de Hoom Jhis. Varios opositores encontraron refugio en la aldea y el pueblo prosperó.

Batalla de las Rocas de Oerinko (33.26)

Ese mismo año, la gran flota maslana de Flanch cruzó las Islas Edrenlin rumbo a las Rocas de Oerinko, para hacer frente a los vadelinos. La Dinastía de Hoom Jhis logró convencer a los waertagi para que se les unieran, lo que propició que también varios clanes ludoch partieron hacia el Mar de Marthino para asistir en el caso de hundimientos durante el conflicto. La gran presencia militar obligó a los habitantes de Puerto Rojo a extremar sus precauciones y la mayor parte de los piratas no se atrevió a salir a alta mar. Fue un año difícil con disputas internas y en el que la población tuvo que sobrevivir de sus propios recursos. Hubieron varios líderes, pero ninguno logró poner orden hasta que asumió el liderazgo Tunkwa.

Fue durante esta crisis que Kalu amansó gran parte de su fortuna gracias a las reservas que tenía de alimentos en conserva.

Mutungamiri (33.29)

Aunque en alguna ocasión los embylis habían matado a algún que otro cazador, los conflictos con ellos habían sido esporádicos. No se sabe que ocurrió exactamente para que los embylis decidieran levantarse en armas contra los habitantes de Puerto Rojo. El conflicto causó un gran número de bajas hasta que Mutangamiri y sus dos hermanos decidieron volverse contra Tunkawe, el mukuru de la tribu, y matarlo entregando su cabeza a los elfos amarillos. Esto pareció satisfacerlos y decidieron dejar en paz a los puertorrojizos. Así, Mutangamiri fue proclamado nuevo líder de la aldea.

Thaekir (33.34)

El capitán waertagi llega a Puerto Rojo, lleva ya dos años huyendo de la flota de Brodolomwal y la tripulación está exhausta. Thaekir logra convencer a Mutungamiri para que le deje construir una casa en lo alto de la colina.

Umbani (33.47)

Umbani llegó a Puerto Rojo con un grupo de canoas con supervivientes de varias aldeas que continuaban oponiéndose a las fuerzas del Imperio de Flanch. Tras el hundimiento de una de las embarcaciones piratas de la isla, favorable a su mandato, causó que Mutangamiri se encontra en una posición débil frente a su rival Murwi. El muruku vio una oportunidad en la llegada de Umbani, así que le proporcionó vivienda a cambio de que lo apoyaran sabiendo que el interés de los recién llegados estaba puesto fuera de la isla.

Lugares de interés