Master Gollum

Nacimiento de un rolero

Publicado hace un año, 194 días

- Me llamo Master Gollum y soy rolero. 
- Hola, Master Gollum - saludan al unisono el grupo de personas algo ojerosas-. Adelante cuéntanos tu historia.
- Por ahí a finales del milenio pasado que tenía un pobre página dedicada a Glorantha y RuneQuest...

La verdad es que hace ya un tiempo que me rondaba por la cabeza abrir un blog para vomitar todos los apuntes de rol que tengo por casa y que se queden en "la nube" para la posteridad. Durante varios años dejé aparcado el rol en un cajón y en tiempos más recientes mi actividad rolera se ha incrementado de forma inesperada gracias en parte a la gente de Glorantha Hispana y a la invitación de Runeblogger. Tras leer la magnífica entrevista al Gran Orco de Runeblog y la emotiva historia de su entrevistador me he decidido a publicar yo también mi propia historia a modo de apertura de este blog.

Antecedentes cinematográficos

Mis primeros contactos con la fantasía fueron en el cine de pueblo. Por aquellos entonces cuando el precio de las entradas todavía se contaban en duros y en los pueblos había incluso más de un cine. Estaban de moda las películas de bárbaros. No hablo del mítico Conan, si no a títulos al nivel de Ator el Poderoso o el Arquero de Fuego. Eran maravillosamente horrendas. Recuerdo que salía del cine alucinado, soñando con arañas gigantes y arcos con flechas mágicas.

La primera vez que vi una partida de rol fue en E.T., pero todavía no sabía que era aquello. Recuerdo un capítulo concreto del Gran Héroe Americano que me dejó marcado. Se trata de Wizards and Warlocks. En él un grupo de estudiantes juegan a una especie de juego de rol en vivo, en el que usan cartas, dados y unos son magos y otras criaturas fantásticas. El germen ya estaba sembrado.

Antecedentes literarios

A todo esto hay que sumar los libros de Tría la teva aventura de Timun Mas. Esos librillos en los que ibas saltando las páginas en función de las opciones que escogías. Además mi padre era un admirador de Tolkien y a los once o doce leí por primera vez el Hobbit. Unos años más tarde cayó la Fundación, luego Dune y finalmente el Señor de los Anillos. Paralelamente descubrí los libro juegos de Altea Junior. Esos ya eran una pasada, tirando dados, con opciones más complejas, incluso haciendo magia. Ahí fue finalmente cuando descubrí la palabra juego de rol, e incluso se citaban títulos como Traveller, Dungeons & Dragons y.... RuneQuest!! También en algún número de Micromanía aparecía eso de juego de rol, pero todavía no atinaba a relacionar E.T. y lo que había visto en el Gran Héroe Americano con todo esto.

Jugando a rol sin saberlo, una loca historia

A la edad de catorce años estaba enganchado a los libro juegos, pero los encontraba encorsetados. Se planteaban situaciones donde yo quería hacer otras cosas a las opciones que me ofrecían al final de cada sección. Un día con mi hermano le propuse un juego. Hicimos fichas como aparecían en esos libros para un pequeño grupo de personajes, entonces yo empezaba escribiendo un párrafo y él, en el mismo papel, escribía que hacía con los personajes, en lugar de ofrecerle opciones cerradas, él podía escribir la acción que quisiera y yo entonces le respondía con otro párrafo y así íbamos construyendo el relato. ¡Estaba jugando a rol sin siquiera saber que era eso! ¡¡Incluso jugando a rol "por e-mail" en los tiempos pre-Internet!!

Finalmente... RuneQuest

Un día, creo que fue en la librería Abacus, mientras buscaba si encontraba algún nuevo libro juego me encontré por primera vez con RuneQuest Básico de Joc Internacional. Mi sorpresa fue mayúscula. Justamente ese juego que se citaba en los libros de Steve Jackson e Ian Livingston. Tenía que ser mío. En efecto, cuando finalmente me hice con él fue como un orgasmo mental. Ahí estaba yo leyendo las reglas entusiasmado y a las pocas semanas arbitrando mi primera partida. Y, como se suele decir, el resto es historia.