Master Gollum

Gestor de reinos

Publicado hace 5 años, 102 días

El otro día estuvimos probando con Runeblogger unas reglas de Pendragon para la gestión de reinos en su campaña de samurais. Lo cierto es que fueron bastante interesantes, pero consumen una cantidad de tiempo desproporcionada. Solo para aplicar el primer año de juego y entender más o menos como funcionaban nos pasamos la sesión de juego completa y eso que teníamos por delante dos años más de tiradas. Aunque eso sí, estos se antojan mucho más rápidos. Pensando en todo ello y la web que estoy preparando se me ocurrió la idea de crear un sistema informatizado para gestionar un señorío.

The Book of Manor

Es un manual escrito por Greg Stafford que ofrece reglas para que los jugadores gestionen sus propios señoríos. Aunque las reglas no son genéricas y están muy enfocadas a Pendragón, la verdad es que son lo suficientemente versátiles para que con pocos cambios se puedan utilizar en otros mudos de características similares. El sistema es completo y tiene en cuenta un gran número de parámetros: el clima, conflictos bélicos, la bondad de la cosecha, la habilidad de gestión del señor feudal o su mayoral, la piedad del señor hacia sus súbitos, los edificios presentes y varias cosas más. El libro es interesante y puede aportaros un montón de ideas si queréis lanzaros en esta faceta de juego.

Gestor de Reinos

Ciudad húngara, Wolfgang Lazius
Wolfgang Lazius, 1593. Ciudad húngara.

La finalidad de esta utilidad es poder gestionar de forma simple y sin necesidad de realizar ninguna tirada las tierras bajo el control de un señor feudal. Una serie de tierras al cabo de un año producen ciertos bienes que pueden reinvertirle en las mismas tierras para acrecentar el poder de las mismas y la posición de su gobernante. Aunque el sistema emula gran parte del mecanismo de The Book of Manor, la intención es ir divergiendo para aprovechar las potencialidades de un sistema automatizado aportando más parámetros y variabilidad que en un sistema manual no sería posible.

El reino

El primer paso es dar de alta los jugadores que harán de señores feudales. Para ello bastará con aportar un simple nombre. Una vez creados los jugadores se procede a crear el reino en el que tendrán sus señoríos. El reino además aporta los parámetros genéricos que condicionarán el comportamiento de la emulación. La configuración incluye los siguientes valores:

En esta misma pantalla el máster dispone de un botón Cambio de año que le permite calcular todas las ganancias y pérdidas generadas por los señoríos que se encuentran en ese reino.

El señorío

A continuación crearemos un señorío para cada uno de los jugadores. El señorío es el conjunto de tierras bajo su control. Al darlo de alta el sistema vinculará de forma automática los edificios básicos que componen esa cultura. Con independencia de los edificios que existan inicialmente, el valor de felicidad de la gente con el que se arranca es de 0. Si este valor decreciera por debajo de 0 se transformaría en odio y contra más odiase el pueblo a su señor más difícil será gobernarlo. Así mismo, la creación original incluirá una tierra y una pequeña aldea con la mansión del señor feudal.

Las tierras

El señorío estará compuesto normalmente de unas únicas tierras a gestionar. El máster puede otorgar otras tierras para que gestione un mismo señor feudal, por ejemplo porque las ha adquirido conquistándolas o por medio de matrimonios. La producción de las tierras se mide en número de campos y el valor inicial es de 6.

Pulsando sobre el nombre de una tierra, se desplegarán todas las aldeas y pueblos que se encuentran en ella. Lo normal es que haya un solo núcleo urbano, pero nada impide que existan más.

La pantalla de detalle de la tierra es la más importante y se divide en cuatro bloques: detalle general, lista ingresos, pueblos con sus edificios y personal. Algunas opciones están pensadas para la puesta inicial de la tierra (añadir edificios sin coste y edición de los parámetros) mientras que otras son más propias de la gestión anual de la tierra.

Ingresos

Es el detalle de las transacciones que se realizan sobre el tesoro de la tierra que se está gestionando. En ella se reflejan los gastos y los ingresos puntuales, las inversiones en edificios y el cómputo del cambio anual.

Los edificios

Listado de edificios presentes en cada uno de los pueblos.

El estado indica en que situación se encuentra en edificio tras finalizar el periodo anual. Los edificios hay que preverlos de un año para otro. Primero hay que realizar un cambio de año y luego planificar los edificios para el siguiente. Es posible que como consecuencia del cambio de año algunos edificios se queden en ruinas debido a calamidades o conflictos. Al año siguiente las ruinas desaparecen de la lista y los edificios en construcción se les da por finalizados.