Master Gollum

Chaossehorm: La necrosis de Mynn

Publicado hace 5 años, 130 días

Mynn era el nombre que recibía uno de los territorios al sureste de la Región Central en Chaossehorm. Estaban compuestos por varias ciudades estado que se vieron obligadas a aliarse entre sí para hacer frente a la expansión del Imperio de Yaruzth. Sus gobernantes se volcaron en la magia negra para detener el ansia expansionista de los archimagos. En especial existieron dos corrientes que cobraron relevancia dentro de la nigromancia de Mynn. Por un lado los necromantes, capaces de tomar el control de la runa de la Muerte y levantar legiones de muertos vivientes, y por otro los sarcomantes, quienes haciendo un uso retorcido de la runa del Hombre (poder usado por los dioses en los tiempos míticos para crear gran parte de las razas inteligentes que pueblan Glorantha), se convirtieron en poderosos manipuladores de carne.

Sarcomantes

La palabra sarcomancia procede del prefijo griego sarco- (σαρκο) que significa carne y del sufijo latín -mancia (-mantīa) cuyo significado original es adivinación, pero aquí se emplea en su acepción más generalizada de hechicero o mago. Los sarcomantes son poderosos hechiceros cuya materia prima de trabajo es la carne misma. Rinden culto a Deggon, una extensión infernal de Wakboth, el Diablo. Son maestros creando grotescas criaturas de composiciones y formas tan espeluznantes como aparentemente imposibles. Las tribus de acéfalos que pueden encontrarse en la Franja de Komok son producto de sus experimentos. También eran maestros manipulando los cuerpos de los deggonitas, una raza de demonios que emerge constantemente del cuerpo-columna del dios Deggon, fusionándolos entre sí y creando monstruosos y gigantescos golems de carne.

Boceto extraído de uno de los tratados de sarcomancia¹

Los sarcomantes eran una de las muchas escuelas de nigromancia de la región de Mynn y su poder fue crucial para mantener esas tierras a salvo del ansia expansionista de los archimagos de Yaruzth. Sarcomantes, necromantes y otras vertientes ya extintas de reyes-mago como los Piromantes de Llama Helada, los Desgarradores de Almas e incluso los Señores del Dolor de Ikadz estaban aliados entre sí. Sin embargo, el delicado equilibrio de fuerzas se vino abajo con rapidez hacia el final de la Dinastía Ahroh.

Mynn, los Mil Reinos y la aparición de Thargor

Al producirse el declive de Yaruzth al final de la Dinastía Ahroh, paradójicamente los nigromantes de Mynn dejaron de estar presionados por el enemigo invencible y empezaron a cobrar fuerza las rencillas internas. Tras la descomposición inicial de la región en multitud de pequeños reinos sin predominancia de unos sobre otros, periodo intermedio conocido como los Mil Reinos, se dio paso al levantamiento de los sarcomantes liderados por el Señor de la Carne quien se proclamó rey de reyes de la región y fundó Thargor.

Así habla el Señor de la Carne, Rey de Reyes, unificador de los leales de Deggon, antaño Rey de Okrajazth. De las tierras vecinas hizo sus lacayos, de las tierras lejanas devastó sus territorios y del horizonte hizo sus fronteras. Cuando regresaba de la campaña, cada uno de sus leales iba a un territorio. Y estuvieron administrando los territorios de las ciudades de Agrohn, Ularech, Tughanur, Nekruzth, Yarech, Zayanur y Hukpishnur; las grandes ciudades estaban en sus manos.
Crónicas del Señor de la Carne de Thargor

Los necromantes

Los necromantes, término compuesto del prefijo griego necros- (νεκρός), muerte, son poderosos magos capaces de levantar a los muertos y crear criaturas del ultratumba. Son seguidores de Gark el Tranquilo, el Dios de los Zombies.

La muerte es paz y silencio, tranquilidad y serenidad. La muerte rodea y envuelve, omnipresente. No hay que temerla, hay que amarla y abrazarla, ser uno con ella. Un día todo será muerte y el mundo estará quietud, en equilibrio eterno. Este es el objetivo último de los necromantes, exterminar la vida, erradicarla por completo de la existencia y sumir el mundo en el equilibrio del Vacío.

En un principio los reinos occidentales, predominantemente necrománticos, no reaccionaron al apogeo del Señor de la Carne, pero la toma de bastiones importantes como la ciudad de Ularech les hicieron reaccionar. Cuatro grandes Reyes de Gark fundaron el Tetrarcado de Cyringul, compuesto por la Ciudad del Último Hálito, la Catacumbas de Nephron, la Fortaleza Negra de Ghurk y el Bastión del Vacío. Pese a sus esfuerzos no podían detener a los sarcomantes y sus colosales bestias. Desesperados los necromantes extendieron la Plaga de la No-Vida sobre sus tierras.

Cuanto los Cuatro Grandes Reyes de Cyringul maldijeron sus ciudades, el Señor de la Carne tuvo miedo. Una bruma negra y fría cubrió los reinos de sus enemigos. Los hongos se marchitaron, los bueyes ciegos murieron, los lagartos de las rocas murieron, las serpientes albinas murieron y con ellos todas las cosas. Cyringul era todo silencio, desde Pamusht hasta la frontera del Rey de Reyes. Los ejércitos del Señor de la Carne marcharon sobre Cyringul. Las Grandes Bestias marcharon con él: Balakor Escupe Sangre, Brazos Aniquiladores, Balgur el Engullidor, el Prodigio de los Cien Colmillos y muchos más. Y las ciudades estaban vacías. Hulpur, Zindakur, Zurakoth estaban vacías. Sin reyes, sin soldados, sin habitantes. El Señor de la Carne sabía que era un engaño. Y la mentira se descubrió. Un ejército sin fin apareció ante ellos. Todos los habitantes de Hulpur, Zindakur y Zurakoth, pero también de todas las ciudades y reinos de Cyringul estaban allí. Y al frente los Tetrarcas de la Muerte.
Crónicas del Señor de la Carne de Thargor

La necrosis de Mynn

El Tetrarcado había convertido a todos sus súbditos en una hueste sin fin de muertos vivientes que se lanzaron sobre las fuerzas del Señor de la Carne aniquilándolas por completo. Las tropas necrománticas viajaron hacia el este sobre los dominios de los sarcomantes. Las crónicas relatan la masacre de todos los habitantes de aquella región. Los escasos supervivientes escaparon a penas hacia el este, a través del Paso Ponzoñoso el único camino para poder cruzar las Montañas Infranqueables que separaban Thargor de la Franja de Komok. Allí se aliaron con bagogi y levantaron la Fortaleza de la Putrefacción. Aunque los sarcomantes perdieron todos sus dominios evitaron que el Tetrarcado se extendiera más allá de ellos. Aún hoy en día las tropas sin vida se estrella incansablemente contra las murallas de la fortaleza intentando alcanzar a sus odiados enemigos.

Notas

¹ Imagen de Deng Yuhan (1575-1630) Boceto de teorías occidentales del cuerpo humano (泰西人身说概) basado en Caspar Bauhin (1560-1624) Theatrum anatomicum

² Los cráneos son un detalle de un cartel de propaganda de la Primera Guerra Mundial titulado "Über alles" (1917)