Master Gollum

Caos: una visión multicultural (III)

Publicado hace 44 días

Al fin llega la última entrega mitológica del Caos en Glorantha. Hasta ahora nos hemos detenido en el Centro de Genertela y nos hemos acercado a Pamaltela desde sus estepas hasta sus costas, así que nos resta tan solo pocas culturas por reseñar. Observaremos el extremo oriente y luego sacaremos unas pequeñas conclusiones.

Introducción

Las primeras pinceladas de la mitología oriental las encontramos en Secretos Antiguos de Glorantha, libro que contiene un capítulo titulado "Secretos draconianos", sin embargo a penas está esbozado y hay que recurrir a Revealed Mythologies, ensayo que como hemos ido viendo a lo largo de esta trilogía es esencial para entender de forma global la mitología gloranthana.

Nota: en la nueva edición española de RuneQuest, se ha decidido cambiar el término "draconiano" por "dragontino". El primer término etimológicamente proviene de Dracón, el famoso legislador ateniense que creó un código legal muy severo incluso para las penas más leves tan severo. Fue así como se dio origen precisamente al adjetivo "draconiano" para designar una ley desproporcionada. El segundo término, en cambio, es en efecto el adjetivo propio de dragón. Uno pudiera pensar que la traducción de Joc es incorrecta, pero resulta que la fuente original usa el adjetivo "draconian" a pesar que esa palabra significa exactamente lo mismo en inglés que en español. Difícilmente podremos saber a estas alturas si es una elección intencionada de Greg Stafford o si es un error suyo. Hay que decir que ni el Cambridge Dictionary, ningún otro diccionario inglés que haya encontrado, proporciona adjetivo alguno para dragón, mientras que sí lo hace la Real Academia Española. Tal ver por ello Stafford decidió adoptar el término en lugar de emplear "dragonian" o incluso "dragonish". ¿Buscaba quizá diferenciarse de D&D? Tampoco es una elección descabellada, ya que en latín "draco, -ōnis" que a su vez procede del griego "drakon" significa en efecto dragón. Tampoco podemos saber si el traductor de Joc era consciente de esta problemática y decidió respetar la versión original de forma consciente o si lo tradujo a vuelo sin reflexión alguna.

Kralorela

Al inicio estaba Ouroboros, un misterio que nadie conocía. Ouroborus se convirtió en el Dragón Cósmico que fue tentado sin éxito por Orxilli, su propia creación. Orxilli se incubó como un huevo (el Huevo Cósmico) y de él emergió el Gran Dragón Ancestral. El Gran Dragón Ancestral hizo a los seis Dragones Ancestrales (también llamados los Seis Principios, a saber: Guardián del Silencio, de los Secretos, del Ser, la Experiencia, el Pensamiento y el Espíritu) y les encomendó crear el mundo. Y en él que crecieron los dioses como gusanos en la carne. El Dragón del Mundo gobernó la tierra recién creada y los Dragones Ancestrales se reprodujeron entre sí engendrando a los Dragones Auténticos, que son enemigos de los dioses y sus eras míticas. Los Dragones Auténticos inmaduros dieron a luz a los dragonuts.

Codex Parisinus, Theodoros Pelecanos, 1478

Un poco más adelante en el texto de Revealed Mythologies se establece que "los Aprendices de Dioses consideran a Orxilli un dios del Caos con un cuerpo hinchado, seis extremidades sin cabeza y poderes descomunales de delirio, locura y terror y las extremidades al ser cortadas se transformaron en monstruos menores del Caos."

De lo anterior daría la impresión que para los dragonuts (y por extensión para la cultura kralorelana), el Caos es un concepto externo a sus mitos.

Vithela

La mitología vithelana es compleja, tanto por su cosmología como por la cantidad de dioses que la componen. Los vithelanos consideran que los dioses se encuentran estratificados en varios niveles de poder. Por encima de todos se encuentran los Avanparloth o Altos Dioses, estos dioses se encuentran más allá de la accesibilidad de los simples mortales y rendirles culto no les aporta ningún beneficio. Por debajo de ellos se encuentran los Parloth (Dioses) y los Adpara (Anti-Dioses), quienes rinden culto a los Avanparloth, por debajo de ellos encontramos a los Parondpara o Dioses Menores. Los seres mortales rinden culto tanto a los Parloth y Adpara como a los Avanparloth. Los dioses que se encuentran descritos en Dioses de Glorantha bajo el paraguas de "Dioses de las Islas Orientales" pertenecerían a esta categoría. Los Adpara fueron creados por los Vith y Gebkeran, dos de los Avanparloth, como iguales a los Parloth y los trataban como a sus propios hijos, sin embargo, a diferencia de los Parloth, los Adpara eran propensos a la rebeldía. Los Adpara se clasifican en cinco familias:

Rama matando al demonio Kabandha, fotografía de Thaths, (CC BY-NC 2.0)

Al parecer los vithelanos no tenían concepto del Caos, pero cuando entraron en contacto con occidente y les describieron a los dioses caóticos, los vithelanos concluyeron que eran un tipo de Adpara.

Nota: no cabe duda que Stafford se inspiró en el hinduismo para desarrollar esta mitología. No solo por los Devas (dioses) y Asura (antidioses), también hay otros conceptos extraídos de ella como la miríada de dioses o los ciclos cósmicos, su extensa duración y el concepto de reinicio.

Razas antiguas

Es posible que te preguntes que ocurre con los elfos, los enanos y los trolls, como es que no he hecho mención de ellos antes. Lo que voy a decir ahora va a sonar un poco controvertido. Creo sinceramente que sus mitologías están mal que han quedado obsoletas y que Greg Stafford no se molestó en revisarlas, porque no le interesaban. La prueba de ello es el escaso impacto que tienen en todo el trabajo que desarrolla en la Stafford Library y en King of Sartar. Son producto del momento en el que fue concebida Glorantha y ya no pudo desprenderse de ellas. Profundizar en este tema va más allá del objetivo de estas entradas así que lo dejo así. Si consideramos canónico lo que sabemos de ellas que data del periodo de Joc podemos decir que comparten la visión del Caos orlanthi. Es decir, el Caos es el enemigo que destruyó el Pico Cósmico.

Conclusiones

Creo que está claro que el Caos no ocupa la misma posición que lo hace en otros universos como puede ser el Multiverso Moorcockiano. Para algunas culturas es el enemigo número uno, la personificación del mal, mientras que para muchas otras constituye, desde el punto de vista mitológico, simplemente uno de las varias amenazas a las que ha tenido que hacer frente su panteón de dioses, ni mayor, ni menor al resto de ellas. Otras en cambio, ni siquiera tienen concepto del Caos como tal. Eso, por supuesto, no implica que de aparecer una amenaza caótica no la combatan y no la consideren algo maligno. Es posible que vean a ese ser como lo que es, un monstruo singular que supone una amenaza con la que hay que acabar, pero no como parte de un algo más grande. El Caos, como tantos otros conceptos gloranthanos, es complejo y su tratamiento dependerá de cada cultura concreta.